La Policía informó que un hombre con un sometimiento por robo cayó abatido ayer en Santiago por una patrulla luego de una larga persecución, tras ser sorprendido cuando asaltaba un vigilante privado en el sector Las Colinas.
El informe preliminar consigna que Elison Antonio Acevedo Almonte, de 25 años, falleció a causa de una herida de bala en el lado izquierdo del pecho, según certificó el médico legista actuante en el caso.

Acevedo Almonte residía en el sector Cienfuegos, en Santiago, y fue sorprendido por la patrulla cuando asaltaba al vigilante privado Pablo Estévez Bonifacio, de 51 años, residente en el sector Los Solares, de Cienfuegos.
 

El informe agrega que cuando la patrulla sorprendió asaltando al vigilante en el sector Las Colinas, éste le disparó repetidas veces a los agentes y abordó el automóvil Toyota Corolla, azul, placa B006002, que conducía el chofer Francisco Alberto López Peralta, de 43 años.

El conductor del automóvil se lanzó del vehículo en marcha al ver que Acevedo Almonte estaba armado y era perseguido por la Policía, resultando con golpes y heridas en la cabeza, el codo y el tobillo izquierdo y en la región abdominal.

El asaltante salió del vehículo e intentó abordar el taxi Hyundai, negro, placa A579713, ficha 66, conducido por Diógenes de los Santos Muñoz Espinal, de donde sacó una pistola que portaba y realizó varios disparos contra la patrulla que lo perseguía, siendo en esas circunstancias que los agentes le ocasionaron la herida que le provocó la muerte.

Estos le ocuparon la pistola marca Witness, calibre nueve milímetros, de marca ilegible, serie A22031, con un cargador y una cápsula, también le fue ocupado un teléfono celular que están en poder del Ministerio Público.

Acevedo Almonte fue identificado por el comerciante Andrés Almonte Gómez, de 35 años, como la persona que el pasado lunes lo asaltó en un colmado de su propiedad en la avenida Franco Bidó, en Santiago, despojándolo de 40 mil pesos en efectivo. El comerciante dijo que en el momento del asalto estaba acompañado de su esposa.

El cadáver del asaltante fue enviado al Instituto Nacional de Ciencias Forenses en Santiago para los fines de necropsia mandatorios.