La compañía de distribución eléctrica Luz y Fuerza, que ofrece servicios en Las Terrenas, rechazó las fallas que le atribuye la Superintendencia de Electricidad y, en cambio, responsabiliza al ente estatal de los apagones que azotan a ese municipio y que atentan contra el prestigio y la rentabilidad del turismo de la zona.

Ante la explicación que presentó SIE la semana pasada, la empresa Luz y Fuerza publicó las que considera “las verdaderas causas y consecuencias” del caos eléctrico que afecta en las últimas semanas y meses a Las Terrenas y El Limón, de la nordestana provincia de Samaná.

“Desde que se formalizó la interconexión, el pasado mes de agosto del año 2015, se han registrado más de 100 interrupciones del suministro eléctrico y más de 75 horas de apagones, lo que genera preocupación para el sector turístico ya que esto ocurre justo cuando hay más ocupación hotelera”, sostiene la empresa en un comunicado elaborado para contrarrestar las afirmaciones de la SIE, de que las fallas se deben a falta de mantenimiento.

Sus ejecutivos luden a estudios técnicos que indican que las líneas de interconexión arrojaban limitaciones en el servicio.

De igual manera advirtieron que unas líneas de transmisión de esta naturaleza, sobre todo con estas limitaciones de transformación, crearían necesariamente fluctuaciones  de voltaje que afectarían la calidad de la energía en Las Terrenas y el Limón, tomando en cuenta que la configuración de la red eléctrica nacional pone a estas zonas en estado de vulnerabilidad, y que cualquier cosa que pase fuera del alcance de la prestadora de energía podrían dejar sin servicio a la zona de concesión.

Por falta de poda

La Superintendencia de Electricidad (SEI) atribuye los apagones generados en Las Terrenas  a la “pobre gestión de la empresa Luz y Fuerza”, por la falta de poda de árboles sobre sus tendidos eléctricos.

En un comunicado de prensa, la entidad sostuvo que los fuertes vientos hacen que las ramas de los árboles tengan contacto con las líneas eléctricas lo que provoca cortocircuitos que disparan los interruptores de protección.

“Exactamente eso fue lo que ocurrió el pasado viernes de 22 de enero, cuando se produjo una serie de apagones en el servicio eléctrico de la empresa Luz y Fuerza”, resaltó la institución reguladora del sistema eléctrico nacional.

Añadió que esta distribuidora también presenta deficiencias técnicas que provocan un mal servicio a los usuarios, como son los conductores con calibres insuficientes, falta de coordinación de los fusibles de potencia y operación inadecuada de desconexión de grandes cargas en diferentes zonas.

Por último la SIE recordaba “que el negocio de distribución en Las Terrenas sigue en manos de Luz y Fuerza en virtud de una concesión de distribución que ha sido respetada por el Estado y que lo último que ha cambiado es la generación, que ahora es suplida por múltiples agentes en el mercado sport”.

Denuncia abuso y sabotaje

Pero el comunicado de la firma devuelve la pelota a la SIE y se queja de abuso de poder y de un trato injusto de parte del Estado.  “La falta de poda que alega Superintendencia de Electricidad no es el motivo de los apagones generales de más de cuatro horas en la zona de concesión que opera la empresa”, asegura.

Luz y Fuerza sostiene que realiza sus trabajos de mantenimiento y podas de manera regular en todas sus líneas, de manera que, para afectar el servicio a toda la comunidad, divide esos trabajos por sectores y anuncia por lo menos con tres días de antelación.

“Consultores técnicos independientes que han evaluado la situación actual del sistema en Las Terrenas y el Limón certifican que la única solución factible para que la línea de interconexión sea funcional y operativa y de igual forma evitar la susceptibilidad del sistema y garantizar la plenamente el servicio interrumpido, sería despachar desde la empresa Generadora Eléctrica de Samaná, para estabilizar el voltaje y los reactivos y tenerla como generación de backup en casos de fallas en la red nacional”, alega. Sostiene, además, que ha comunicado estas posibles soluciones a la SIE.

Acusa también a la SIE de hacer “un uso abusivo y arbitrario del poder”, realizando unilateralmente una interrupción del servicio eléctrico por ocho horas para dar mantenimiento al transformador  de la subestación de Las Terrenas, “una situación como esta nunca antes había ocurrido”.

En una acusación más directa, Luz y Fuerza asegura que, ante esa situación, la empresa solicitó a la Generadora de Eléctrica de Samaná (GES) que suministrara energía durante la interrupción, “a lo que SIE respondió con una brigada de hombres armados para desconectar la líneas de Luz y Fuerza de la GES, dejándola incapacitada para inyectar energía a las redes que suplen la comunidad, y exponiendo a la suspensión del servicio”.

Especificó que esto ocurrió del 15 al 23 de octubre pasado y que los hechos fueron comprobados y certificados por un notario público.

Los ejecutivos se quejan de este maltrato “a una empresa que durante más de 23 años mantuvo un servicio estable 24 horas los 365 días del año; una calidad de servicio que no puede cambiar sin la mediación de una causa específica y puntualmente identificable”.

En su denuncia, también sostiene que, para justificar las tarifas que  aplica Luz y Fuerza la Superintendencia ha falsificado las tarifas, subvaluando el costo de los más de 360 kilómetros de líneas de distribución y falseado una gran cantidad de postes que sustentan dichas líneas.

“Esto no solo afecta la rentabilidad de la empresa, sino que pone freno a la expansión de la red y a suplir energía al desarrollo de la zona. De igual forma ha registrado salarios y otros costos por debajo de los que actualmente tiene la empresa”.

Afecta al turismo

Según Luz y Fuerza, toda esta irregularidad está provocando pérdidas millonarias para los hoteles y el comercio y de modo general a todas las actividades económicas de la zona.

Dijo que la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana  (Asonahores) ha expresado su preocupación ante el deterioro del sector eléctrico, advirtiendo que la postergación a una solución del problema puede alejar a los turistas de la zona Nordeste.

Citó también al Ministerio de Turismo, que advirtió que esta crisis no debe convertirse en un obstáculo frente a los esfuerzos del Gobierno de alcanzar la meta de los 10 millones de turistas.