Agentes adscritos a la subdirección adjunta de investigaciones criminales en La Romana detuvieron a un adolescente de 17 años, que se había escapado de la cárcel preventiva de menores de esa ciudad ayer.

En el momento de su detención el menor, de nacionalidad haitiana, llevaba una mochila en cuyo interior había un arma de fabricación artesanal; un cuchillo con su baqueta; una cizalla de corte y un machete.

Por otro lado, en el sector Los Mina (Santo Domingo Este), Alcibíades Antonio Hernández Pérez, de 48 años, murió ahogado, después de que cayera dentro una cisterna ubicada el patio de su residencia.

Según su hijo de crianza, Yunior Mayi Feliz, de 18, la víctima se encontraba ingiriendo bebidas alcohólicas, por lo que le manifestó que dejara de tomar y se fuera a dormir.

Sin embargo, dijo que Hernández Pérez al intentar sacar agua de la cisterna, cayó dentro de ella, pero que fue después de unos minutos que se percató de la tragedia, cuando se dirigió hacia su habitación para ver si ya se había dormido.

Al no verlo allí, corrió hacia el patio y lo encontró muerto.

Por otro lado, miembros de la Unidad Adjunta de Investigaciones Criminales en el municipio de Castillo, en San Francisco de Macorís, apresaron al agricultor Elpidio Jiménez García (alias Piyo), de 30 años, por la muerte del obrero Alberto Fajardo Acosta, de 35, a causa de herida cortante por arma blanca en el costado izquierdo y herida cortante en el abdomen.

El detenido fue entregado de manera voluntaria por su padre Fernando Jiménez Luna, de 72 años, así como también del arma homicida, el cual es un cuchillo de aproximadamente 15 pulgadas de largo, con su baqueta.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la justicia a través del Ministerio Público, mientras que los cadáveres fueron enviados al Instituto Nacional de Patología Forense.