Un policía de Cincinnati, Estados Unidos este miércoles fue acusado de asesinato, después de disparar a un hombre negro a principios de julio.

El incidente se sumó a una lista de ciudades donde los encuentros entre policías y civiles terminan siendo fatales, creando polémica respecto al uso de la fuerza de los oficiales.

Samuel Dubose, de 43 años, fue asesinado a tiros el 19 de julio por el oficial Raymond Tensing. El agente de 25 años declaró que fue arrastrado por el coche de Dubose, por lo que abrió fuego.

Joe Deters, fiscal del condado de Hamilton dijo que Dubose "fue sometido" durante el incidente. Deters aseguró que es la primera vez de distintos caso que incluyen disparos, se considere que sin duda se trataba de un asesinato.

Tensing es el cuarto oficial que es acusado, después de haber disparado a un sospechoso.

Los policías rara vez son acusados por disparar fatalmente a las personas mientras están en servicio. Según informes del periódico estadounidense “The Washington Post”, en lo que va del año han muerto más de 500 personas por recibir balazos de la policía.