Agentes de la Unidad Anticuatreros de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM) y de la Policía Preventiva de Barahona y San Pedro de Macorís recuperaron tres vacas, seis caballos e igual número de burros que habían sido sustraídos esta semana en dichas provincias.

Según informó este sábado la Policía Nacional, cinco caballos y seis burros fueron recuperados en un campo de béisbol ubicado en la calle principal del sector Pueblo Nuevo de esa provincia, tras varias denuncias presentadas por vecinos del municipio de Cabral, Barahona, y zonas aledañas.

Por este delito es perseguido de manera activa un tal "Juan Carlos", a quien la Policía exhorta a entregarse por la vía que entienda pertinente.

En otro caso ocurrido en un monte ubicado en las cercanías del río Higuamo, del sector Higuamo I de San Pedro de Macorís, miembros policiales recuperaron una vaca y un caballo, cuando dos hombres sólo identificados como "Carlos" y "Moreno Greñita" estaban arreando al primer animal mientras estaban montados sobre el segundo.

Estos, al notar la presencia policial, se lanzaron al suelo desde el caballo y emprendieron la huida, por lo que son activamente perseguidos.

En tanto que en el municipio de Quisqueya, en esa misma provincia, agentes policiales recuperaron dos vacas que habían sido sustraídas de la finca del señor Domingo Leonte Guzmán Adames, de 59 años.

Este presentó una denuncia formal en contra de los individuos identificados solo como "Carlos", "Greña", "Finito", "Angelo", "Migue", Chimicui" y "Luis el Taxista y/o Elías", como las personas que penetraron a su propiedad en horas de la madrugada del pasado 18 de febrero, cortaron el alambre de la empalizada y robaron las citadas reses.

Las vacas fueron recuperadas en un matadero clandestino ubicado en el referido municipio, y resultaron detenidos Merilio Ovando, de 66 años, padre del prófugo "Finito"; Nerson Mercedes, de 52; Emilio Mercedes Ogando, de 46; Manuel Martínez, de 77; Mariano Vásquez, de 52, y Reynaldo Jarvis, de 18.

Los prevenidos manifestaron que los prófugos se dedican al robo de reses en diferentes sectores, y se trasladan en una guagua de color verde con un letrero de taxi encima de dicho vehículo.

El detenido Reynaldo Jarvis dijo que "Carlos" le paga la suma de 200 pesos y le dio un celular para que los alerte sobre la presencia policial en momentos que estén cometiendo sus fechorías.

Los animales están bajo el control de las autoridades pertinentes para los fines de ley correspondientes, mientras que la institución del orden público continúa la persecución de los prófugos para apresarlos y someterlos a la justicia a través del Ministerio Público.