Guardias de una prisión en Tocantis, Brasil, descubrieron que un grupo de presos había entrenado a un ratón para que transportara droga dentro del penal.

Las autoridades encontraron al ratón “narcotraficante” durante una inspección de rutina. Ellos se percataron que el roedor llevaba atado en la cola un hilo, lo que llamó su atención.

En un video publicado sobre el pequeño criminal se escucha decir a un oficial "cuando creíamos que lo habíamos visto todo, los presos de la Barra da Grota innovaron y pusieron a un ratón a llevar droga de un lado para otro. Es hasta manso, se deja acariciar".

Tras la “detención” del ratón los policías incautaron 23 dosis de cocaína y 29 paquetes con marihuana.

Imágenes tomadas por las cámaras de vigilancia serán analizadas para intentar identificar al dueño del roedor.