El director de la Policía Municipal de Santiago, el coronel retirado Marcelino Luciano Liberato, planteó hoy que el Ministerio Público y la Policía Nacional, concreten acuerdos estratégicos con esa institución, las juntas de vecinos, los alcaldes y otras autoridades para encarar la delincuencia y la criminalidad que sigue afectando al país.

En declaraciones a Efe, Liberato dijo que por instrucciones del alcalde de Santiago, Gilberto Serulle, intentaron integrarse a las labores de la seguridad ciudadana de esta ciudad, pero que encontraron muchos contratiempos.

Liberato, quien dirigió el conflictivo Departamento de Robos de la Dirección Cibao Central (norte) de la Policía Nacional con asiento en Santiago, expresó que muchas veces los policías municipales apresaban a personas sorprendidas cometiendo actos delictivos.

No obstante, se quejó de que cuando las conducían a la Policía Nacional y a la Fiscalía, esas dos autoridades, se negaban a recibirlas a pesar de que a los detenidos se les respetaban todos sus derechos fundamentales.

Subrayó que cuando esa situación ocurría, a los agentes de la Policía Municipal no les quedaba otra alternativa que no fuera ponerlas en libertad.

Sin embargo, aclaró que ese inconveniente se subsanó con la Policía Nacional y que como autoridad hicieron esfuerzos para integrarse a las labores de seguridad ciudadana.

Asimismo, manifestó hay algunas personas, incluidas algunas autoridades que han interpretado mal la ley 176-07.

Liberato enfatizó, que esa legislación establece que cualquier persona que aprehende a otra en flagrante delito puede conducirla a la autoridad competente, siempre respetando sus derechos humanos.

Asimismo, planteó que la Policía Nacional y la Fiscalía concreten acuerdos estratégicos con la Policía Municipal, los alcaldes, las Juntas de Vecinos y otras autoridades para encarar la delincuencia y la criminalidad que sigue azotando al país.

El funcionario edilicio refirió que la Policía Municipal está destinada a cuidar los patrimonios de los municipios, donde tienen jurisdicción autorizada y que en el caso particular de Santiago de los Caballeros, eso se cumple cabalmente.

Para Liberato, los parques, monumentos, cementerios, plazas comerciales y otros lugares públicos, están debidamente resguardados por la Policía Municipal.

El director de la Policía Municipal de Santiago agregó que tras su llegada a la institución, los policías municipales devengaban sueldos que oscilaban entre los 3,000 y 4,000 pesos al mes, pero que fueron elevados a 7,000.

De su lado, el regidor Domingo Ureña, presidente de la Comisión de Finanzas del Concejo Edilicio de la Alcaldía de Santiago, dijo a Efe que la Policía Municipal local es inexistente.

Ureña señaló que además del reducido número de agentes, muchos de ellos no cumplen los horarios laborales establecidos y que hay que pagarles horas extras cuando extienden su horario normal de trabajo.

A la vez, denunció, que supuestamente, el alcalde Gilberto Serulle, dispone de una seguridad de al menos 20 agentes de la Policía Municipal.

Ureña dijo que los parques y otros patrimonios municipales están siendo saqueados por delincuentes dominicanos y haitianos, porque no hay seguridad establecida.

Mientras la Coordinadora de Organizaciones Comunitarias y Juntas de Vecinos de la zona Sur de Santiago consideró importante que la Policía Municipal en coordinación con la Policía Nacional y las entidades de las comunidades se integren a la lucha contra la delincuencia.

El vicepresidente de esa entidad, el abogado, José Alberto Peña, lamentó que en ocasiones, comunitarios de barrios y parajes del Sur de Santiago han apresado en flagrantes delitos a delincuentes dominicanos y haitianos, pero que tanto en la Policía Nacional, como en la Fiscalía se negaban a recibirlos, alegando que arrestar a una persona es competencia de autoridades establecidas y mediante una orden judicial.