Los niveles de aprobación de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff continúan en descenso.

Un sondeo reveló que los niveles de aprobación de la mandataria bajaron en un 9%, cifra que se convierte en la más alta desde que inició su mandato.

El periódico "La Tercera" reseñó que un 68% de los brasileños piensa que el desempeño de la presidenta es "malo o pésimo".

Conversamos con la profesora Yadira Galvez y con el profesor Nayar López, de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quienes ofrecieron su análisis respecto a los niveles de aprobación de Rousseff y sus causas.

Según López, "el momento crítico que pudo haber profundizado este malestar en la sociedad brasileña tuvo que ver con el caso de Petrobras en particular".

Mientras, la profesora Galvez declaró que la baja se debe a múltiples factores, tales como el alza en el precio del transporte durante el Mundial, el estancamiento económico y las crisis sociales.

"Desde el mandato anterior de Rousseff ya tenía problemas, en cuanto a unos señalamientos de jóvenes las limitantes el Gobierno brasileño como los empleos, el aumento del transporte que provocaron aquellas manifestaciones en el marco de la Copa del Mundo, y esto se ha venido todavía profundizando mucho más por este nuevo mandato por los escándalos de corrupción de la empresa petrolera, de Petrobras, pero también por el estancamiento económico. Es la primera vez que el Partido de los Trabajadores se enfrenta a una crisis tan fuerte, en términos sociales, cuestionamientos políticos muy severos derivados por el escándalo por la corrupción, que generan un escenario nada favorable para la presidenta", añadió Galvez.

Sobre las principales fallas que fueron las causantes de la baja en el nivel de aprobación, López destacó que "los casos de corrupción, ya que implican un golpe muy fuerte a la credibilidad".

López por su parte opinó que "yo creo que ya han hecho algunos ajustes importantes, sobre todo luego de las manifestaciones de hace unos meses en torno por ejemplo, de tratar de limpiar la directiva de Petrobras y sustituyendo a la directora que estaba e iniciando procesos judiciales. Además, obviamente tendrán que atender otros aspectos que pueden profundizar las protestas y el descontento. En los juegos olímpicos del año que viene... creo que puede configurar un nuevo escenario de protestas".