La forma de hacer política en el país ha cambiado con el pasar de los años: hoy no es ni la sombra de lo que es esta ciencia como tal.

“La política es una visión, es una ciencia que se construye alrededor de los buenos gobiernos y de las buenas prácticas en términos de las realizaciones”, describe el politólogo Freddy Ángel Castro. No obstante, asegura en el país la práctica política se expresa en el clientelismo político y en la falta de control ético.

Hoy día los candidatos a puestos electivos, con sus actuaciones y palabras, han creado distintos paradigmas de lo que es este oficio, e incluso han creado sus propias definiciones.

De acuerdo con el ministro de Medio Ambiente, Bautista Rojas Gómez, militante en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), “el candidato de la oposición lleva una campaña de chisme de patio”.
Otros actores de la política dominicana, en su momento, también han descrito este ejercicio de forma negativa.

El politólogo entiende que quienes están hablando han sido actores de primera línea en el sistema político dominicano. “Ellos deberían ser más comedidos en sus pronunciamientos porque al final es prácticamente como hacer uso de una autobiografía de la realidad que ellos quieren denunciar, pero que no tienen fortalezas para cambiar”

Según Castro, el ejercicio político dominicano tiene diferentes niveles: “Hay quienes ven la política como un ejercicio meramente mercurial; otros la ven como una forma de aportar al país, de generar los cambios y garantizar el debido desarrollo. En ese ámbito, a cada cual según el sombrero que se ponga, porque la política, en esencia, no es eso”.

Diversos temas de la vida política han perdido su esencia, y han pasado a escenificar “un chisme”, en detrimento del significado real de este oficio.

El tira y jala del debate
Recientemente, muchos de los temas del partido oficialista y de los candidatos de la oposición han sido en torno al debate político.

La idea de que todos los candidatos presidenciales participen de un careo, para explicar a la ciudadanía sus propuestas, surgió de la mano del aspirante del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, quien en dos ocasiones (enero y febrero de 2016) retó a Medina a enfrentarse.

Sin embargo, lejos de aprobar o desaprobar, el candidato del PLD se limitó a guardar silencio, y no faltó quien sacara la cabeza por él.

El portavoz de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, afirmó que es deseable que se produzca un debate entre los candidatos presidenciales, pero que el presidente Danilo Medina no tiene con quién debatir, ya que el candidato de la oposición ha escogido “un debate rastrero”.

Las respuestas no tardaron en fluir. El director general del Comando Nacional de Campaña del PRM, Roberto Fulcar, aseguró que los candidatos del PLD no pueden debatir, dado el “estrepitoso fracaso que han tenido”.

El “dime y direte” continuó con las declaraciones del director del Comité de Campaña del PLD, quien manifestó que no se puede producir un debate sino se madura y se evitan los agravios y las infamias al contrario.
La candidata del Partido Opción Democrática, Minou Tavárez Mirabal, dijo que Danilo Medina no se expone a un debate porque no tiene cómo explicar las precariedades en la que viven muchos dominicanos.

“Es lamentable que para justificar esa acción antidemocrática pretenda descalificar a quienes sí creemos en la democracia, y que nos llamen difamadores o infames, y todavía peor, que hable de que se trata de una pelea de boxeo”, expresó Minou, a través de un video colgado en su página de Facebook.

El “bochinche político” se calienta con el desafío que le hiciera Minou a Danilo, quien lo invitó a ponerse los guantes para el boxeo.

El politólogo Freddy Ángel cree que la medida que han tomado algunos candidatos de negarse a participar en debates le envía un mensaje negativo a la población. Es una muestra de lo accesible que serán o no a la ciudadanía, de resultar elegidos.

Lío por fondos públicos
Otro punto que se vislumbró es la acusación que le hiciera Abinader al mandatario de haber convertido el Palacio Nacional en un comando de campaña y de estar utilizado los recursos del Estado a favor de su campaña electoral. De su lado, Rodríguez Marchena advirtió que Abinader ha denunciado presuntas irregularidades sin aportar ninguna prueba.

El experto en temas de política, subrayó que toda declaración que no esté basada en pruebas tiene dos variantes: “o es meramente una denuncia en  la propaganda política en medio de una campaña, o es simplemente una acción peregrina y que no tiene ningún sentido de responsabilidad”.

Sobre este particular, el candidato presidencial del PLD, quien se desempeña como presidente de la República, pidió a la Junta Central Electoral fiscalizar la organización política a la que pertenece, para comprobar la veracidad o falsedad de las acusaciones vertidas por el candidato opositor.

Critican “escasos logros”
El candidato presidencial del PRM, Luis Abinader asegura que el presidente de la República tiene “pocos logros” por lo cual no comparece ante los medios.

“Show de las alianzas”
Para las elecciones de este 15 de mayo de 2016, los dirigentes de las diversas organizaciones políticas se comportan de forma nunca antes vista.

El Partisdo Reformista Social Cristiano (PRSC) pasó de ser el eterno aliado del partido oficialista a acompañar al PRM en la boleta electoral, mientras que los “eternos rivales”, el PLD y el PRD, se unieron para tratar de conquistar la victoria.

Estos inusuales convenios tuvieron sus reacciones. Entre otras, la dirigente Alexandra Izquierdo aseguró que el PRSC tendrá una participación funesta en las próximas elecciones tras sus alianza con los perremeístas.

Cambio de partidos
La situación de candidatos que desde siempre han militado en una organización política y que luego de quedar fuera en convenciones internas decidieron cambiarse a otros bandos, también atrajo sus reproches.

Dirigentes y candidatos del PLD criticaron que el PRM acoja a aquellos que abandonan su partido de origen. Pues, de alguna manera, muestra la “lealtad” de ese candidato o candidata a una organización en la que militó durante años.
 

Sobre este particular, Freddy Ángel Castro manifestó que eso es parte del análisis histórico del “comportamiento clientelar” en República Dominicana, aseguró que con una ley de partidos políticos eso se evita fácilmente.

“Ninguna persona que abandone un partido en tiempo de campaña puede ser proclamado por otro partido, por lo menos en un período de un año. Ahí hay falta de normativa, falta de la norma”, expuso.