El presidente de los diputados, Abel Martínez, calificó de indignante la reciente fuga del país de dos pilotos franceses condenados a 20 años de prisión por tráfico de drogas.

Esta acción, dijo Martínez en un comunicado, "es una burla a las autoridades encargadas de velar por la vigilancia de los imputados, quienes escaparon del país por la vía marítima, lo que evidencia que no se les daba seguimiento a pesar de estar condenados".

"Nosotros entendemos que las autoridades dominicanas deben investigar esta fuga hasta las últimas consecuencias, ya que esta acción desacredita nuestro sistema de justicia, que no es perfecto pero es con el que se juzga a dominicanos y extranjeros que han cometido delitos", indicó.

A la vez, señaló que este tipo de actos "bochornosos" no deben ocurrir y se preguntó qué pasaría si el caso hubiese ocurrido en Francia y los procesados por tráfico de drogas fueran dominicanos.

Pascal Jean Fauret y Bruno Odos fueron arrestados junto a otros dos franceses en el aeropuerto de Punta Cana en marzo de 2013 cuando se disponían a despegar con rumbo a Saint-Tropez (Francia) en un Falcon en el que las autoridades dominicanas hallaron 700 kilogramos de cocaína, valorados en 30 millones de euros.

Pese a que los pilotos aseguraron desconocer el contenido de las 26 maletas que transportaban, el Primer Tribunal colegiado del Distrito Nacional de República Dominicana les declaró culpables de asociación para cometer el crimen de narcotráfico internacional y les condenó a 20 años de cárcel.

La condena fue apelada por sus abogados, por lo que los condenados no entraron en prisión, pero tenían prohibido abandonar el país.

El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, anunció ayer que el país pedirá su captura internacional.

Sin embargo, el portavoz del Gobierno francés, Stéphane Le Foll, señaló hoy que su país no extraditará a la República Dominicana a los dos pilotos.

Le Foll explicó que la normativa francesa establece que no se extraditan a nacionales.