El presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Roberto Rosario, defendió ayer su derecho a aspirar de nuevo a esa posición e invitó a quienes tienen alguna queja de su desempeño ir a la justicia y presentar acusación formal.

Rosario dio estas declaraciones a la prensa luego de asistir a entrevistas para responder interrogantes de la Comisión del Senado que evalúa a los candidatos interesados en formar parte de órgano electoral e hizo énfasis en que su condición de ciudadano lo faculta para el cargo.

El titular de la JCE, quien ha recibido fuertes cuestionamientos de parte de los partidos de oposición por el desarrollo del pasado proceso electoral, afirmó que en sus trece años al frente de la Junta nadie le puede atribuir participación partidaria, ni que se haya beneficiado del cargo.

Sobre las críticas vertidas en contra del ejercicio de sus funciones, Rosario expresó: “Dios le ha dado la oportunidad a aquellos sectores que critican mi gestión para que ante el Senado puedan objetarlo”.
De una lista de 222 inscritos, suman 107 los aspirantes que hasta este momento han presentado sus propuestas ante la comisión del Senado.

Los partidos del Bloque de Oposición depositaron la semana pasada ante la presidencia del Senado un documento en el que reclaman la selección de “ciudadanos independientes de los intereses de los partidos políticos o de cualquier grupo corporativo” para integrar la Junta Central Electoral (JCE).