El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero anunció ayer que tras las conversaciones iniciadas con el Gobierno de Venezuela de Nicolás Maduro y con la oposición, todos han expresado su “voluntad” de poner en marcha un “diálogo nacional”.

“Nuestro objetivo es muy claro, es poner en marchar, intentar un proceso de diálogo nacional, y debo decir que tanto el presidente Maduro como los representantes de la oposición Mesa de la Unidad Democrática han expresado su voluntad de diálogo”, dijo el político español en Caracas.

La mediación de Rodríguez Zapatero se hace en un momento en el que la oposición venezolana presiona a las autoridades para que convoque un referéndum revocatorio para acabar con el mandato de Maduro.

A la reunión de más de dos horas en la sede del Parlamento venezolano acudieron el presidente de la Cámara venezolana, el opositor Henry Ramos Allup, el jefe del grupo opositor de diputados, Julio Borges, y el antiguo candidato a la Presidencia Henrique Capriles, entre otros dirigentes de la plataforma de oposición.

Capriles, que se limitó a decir que fue una reunión “positiva”, y Ramos Allup no dieron tampoco detalles de la reunión que, aseguraron, ofrecerá solo el antiguo gobernante español en una rueda de prensa. “No me van a sacar ni una sola palabra de la reunión con el presidente Rodríguez Zapatero porque él hará su declaración”, dijo Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional.

La mediación se hace en un momento en el que la oposición venezolana presiona a las autoridades para que convoquen un referéndum para revocar el mandato de Maduro.

Coincide además con la entrada en vigor de un decreto presidencial de “estado de excepción y emergencia económica”, que firmó Maduro para hacer frente a supuestos intentos de golpe de Estado.

Reunón con Maduro

Previamente, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, recibía a Rodríguez Zapatero, a quien el mandatario venezolano ha definido como “un buen ser humano”.

Aunque desde la Presidencia venezolana no se ha informado del contenido de la reunión, a la que también ha asistido el exmandatario panameño Martín Torrijos, Maduro había anticipado que pretendía trasladar a Zapatero “toda la bestial campaña en España contra Venezuela”.

Al respecto expresó su deseo de que el expresidente español “pueda transmitir allá todo el rechazo que tenemos por esas campañas de odio, manipulación, justificando una intervención extranjera y, seguramente, vamos a conversar sobre el panorama mundial y de América Latina”.