El primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, señalado por una empresa fantasma relacionada con el escándalo de Los Papeles de Panamá, renunció a su cargo este martes.

Previamente, el presidente islandés, Olafur Ragnar Grimsson, había rechazado la petición del primer ministro Gunnlaugsson de disolver el Parlamento y convocar rápidamente a elecciones ante la disputa sobre negocios impositivos extraterritoriales.

Acosado por las protestas que piden su dimisión tras conocerse que él y su esposa tuvieron una empresa “opaca”, según las revelaciones de Los Papeles de Panamá, Gunnlaugsson aseguró antes de entrevistarse con el presidente que “no tiene miedo” a enfrentarse a los votantes.

Miles de ciudadanos protestaron frente al parlamento el lunes para exigir la renuncia del primer ministro Sigmunder David Gunlaugsson.

Documentos financieros filtrados indican que Gunlaugsson y su esposa crearon una compañía en las Islas Vírgenes Británicas con ayuda de una firma de abogados panameña.

Se le acusa de conflicto de intereses por no revelar su participación en la compañía, que tenía intereses en bancos islandeses en quiebra, que su gobierno tenía la responsabilidad de supervisar.
Gunlaugsson ha negado haber cometido delito.