Donald Trump prometió ayer, tras una reunión con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu que reconocerá a Jerusalén como la capital “unificada” de Israel si es electo presidente de Estados Unidos.

El encuentro privado de una hora se realizó en la residencia del magnate en la Trump Tower, en la víspera del primer debate presidencial que hoy lo enfrentará con la candidata demócrata Hillary Clinton.

“Trump reconoció que Jerusalén ha sido la capital eterna del pueblo judío por más de 3,000 años, y que EE.UU., bajo la administración de Trump, finalmente aceptará el mandato del Congreso de reconocer a Jerusalén como la capital unificada del estado de Israel”, dijo en un comunicado su equipo de campaña.

“El primer ministro Netanyahu discutió con Trump asuntos relacionados a la seguridad de Israel y sus esfuerzos para lograr la estabilidad y la paz en Medio Oriente”, indicó el despacho del líder israelí en una declaración, en la que no mencionó la promesa de Trump sobre Jerusalén.