La primera dama Cándida Montilla sostuvo hoy una reunión con la directora ejecutiva adjunta del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Yoka Brandt, en las que ambas trataron temas de los niños necesitados.

Durante el encuentro celebrado en Nueva York, Brandt felicitó a Montilla por la labor que realiza a favor de los niños y niñas con habilidades diferentes de su país, a través del Centro de Atención Integral para la Discapacidad (CAID), principal proyecto de su Despacho, informó hoy la presidencia.

Montilla explicó a la directora ejecutiva adjunta del Unicef, que el CAID se estableció para dar respuesta a los niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista, Parálisis Cerebral y Síndrome de Down, que no tenían oportunidades de atención y detección de sus discapacidades.

Asimismo, trataron sobre la necesidad de que la niñez con habilidades especiales puedan pertenecer a la sociedad de una manera productiva e independiente, en consonancia con las políticas de inclusión del gobierno del presidente Danilo Medina.

Brandt reiteró su disposición de continuar la alianza estratégica de Unicef con el despacho de la primera dama y valoró la ruta de atención a la niñez con discapacidad que realiza para articular a las instituciones gubernamentales y no gubernamentales, de modo que los profesionales puedan brindar atención adecuada y oportuna a los niños con habilidades diferentes.

Previo a la reunión, ambas participaron del panel "Construyendo un mundo que sea más seguro para los niños", organizado por Unicef y los gobiernos de México, Reino Unido, Tanzania y Canadá que busca involucrar a los altos funcionarios y líderes influyentes de los países en torno a la necesidad de dar cumplimiento al objetivo de desarrollo sostenible 16.2, que llama a poner fin a todas las formas de violencia contra los niños.

En el evento Montilla conoció detalles y avances de la iniciativa Alianza Global para Eliminar la Violencia contra los Niños, planteada como una plataforma para que estos líderes trabajen juntos en este tema, y el papel que cada sector o individuo debería asumir en la construcción de un mundo más seguro y sin violencia para los niños.

La actividad forma parte de la agenda de trabajo de la primera dama dominicana en Nueva York donde se encuentra junto al presidente, para participar en el 70 período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU.