El Partido Revolucionario Moderno (PRM) consideró que las "insistentes amenazas" del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) de supuestamente recurrir a la violencia para impedir el ejercicio libérrimo del derecho a "elegir y ser elegidos" que tienen los regidores y vocales electos en los ayuntamientos, el 16 de agosto para escoger los bufetes directivos, constituyen una confesión de su "intolerancia" e "irrespeto" a la democracia.

En rueda de prensa encabezada por las autoridades del PRM, su presidente, Andrés Bautista, afirmó que "son el PLD y el Gobierno quienes están en control no solo de todos los poderes públicos, sino especialmente de los órganos represivos del Estado, por lo que son ellos los que tienen el deber de garantizar el orden y la paz, así como los que están en capacidad de generar violencia y desorden amparado en el control que ejercen sobre el aparato estatal".

La formación opositora resaltó que el PLD "no tiene calidad para acusarnos" de que propiciaremos actos reñidos con la paz pública y el ejercicio democrático.

"Es esta organización (PLD) la que tiene un prontuario de acciones violentas en los escenarios municipales. Los hechos del municipio de Piedra Blanca (Monseñor Nouel), cuando para impedir que un regidor ejerciera su voluntad libérrima prefirieron tronchar a tiros la celebración de las elecciones del bufete de la junta municipal de allí, provocando una balacera que le costó la vida a varios dominicanos", aseguró el PRM.

"Tampoco podemos olvidar el caso de Bayaguana, donde un alcalde peledeista está acusado de haber cercenado la vida, vía sicariato, de un regidor de su propio partido. Igualmente, hay que recordar los casos de la recién pasada contienda interna del partido de Gobierno en Santiago y Barahona, cuyos incidentes provocaron la muerte de dos ciudadanos ejemplares de ambas comunidades", agregó la organización.

En ese orden, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y organizaciones aliadas responsabilizan al PLD y al presidente Danilo Medina de cualquier situación de violencia que pudiera producirse el próximo 16 de agosto, en el cumplimiento del derecho constitucional de los regidores y vocales de nuestras organizaciones de elegir y ser elegido.

Reafirmaron que los regidores y regidoras del Partido Revolucionario Moderno, al igual que los pertenecientes a los partidos de oposición, asistirán en forma civilizada, ordenada y pacífica a cada ayuntamiento a elegir los respectivos bufetes directivos, haciendo uso del mandato y los derechos otorgados por los electores en la pasada contienda electoral.

Reiteraron, en ese orden, su posición de que "la verdadera regla de oro de la democracia es que cada órgano cumpla con las obligaciones y deberes que le asigna la constitución y las leyes. Los regidores tienen funciones de fiscalización de la gestión municipal y los alcaldes la de ejecutivos municipales por lo que es inconcebible que quienes van a ser fiscalizados, es decir los alcaldes, sean quienes escojan al presidente del órgano fiscalizador".