El Partido Revolucionario Moderno (PRM) exigió al Gobierno dejar sin efecto el aumento extraordinario de la tarifa de peaje de las autopistas y carreteras principales del país, debido a que el mismo representa una carga económica más que será transferida a los pasajeros y a toda la población que tendrá que pagar elevados precios por los productos de consumo cotidiano ahora transportados a mayor costo.

Considera la organización opositora que en estos aumentos, "sorpresivos" y "desorbitados", no tienen ninguna justificación económica y representan un duro golpe a los bolsillos de transportistas de pasajeros y de carga, así como de las familias que circulan por dichas vías.

En un documento enviado a los medios de comunicación, el PRM, sostiene que: "esa medida irresponsable del Gobierno se suma al deterioro del costo de la vida producido por el incremento de los precios de las medicinas y muchos artículos de primera necesidad".

Manifiesta que los elevados precios en que se mantienen los combustibles se debe, entre otras razones, a los exagerados impuestos que le aplica el Gobierno a cada galón de gasolina o gasóleo, así como al abultamiento de los precios de paridad de importación a partir del cual se fija el impuesto sobre el valor y cuyos márgenes y bases de costos nunca han sido explicadas a la población.

El PRM resalta que estas acciones del Gobierno contradicen frontalmente la promesa hecha el pasado 16 de agosto por el propio presidente Medina, quien prometió que mejoraría las condiciones de transporte en el país.

En esa oportunidad, según el partido opositor, el gobernante dijo lo siguiente: "cada mes las familias dominicanas tienen que destinar entre un 20 y 25 % de sus ingresos para poder ir al trabajo o llevar sus hijos a la escuela".

Sin embargo, con un aumento de 100 % del precio de las tarifas de peaje y con impuestos de 42 % y 41 % a las gasolinas premium y regular respectivamente, el Gobierno está haciendo exactamente lo contrario a lo prometido.

Argumenta que con estas medidas, el Gobierno extrae de los bolsillos de la gente miles de millones de pesos que luego despilfarra en clientelismo político, en propaganda innecesaria, en aumentos de sueldos a sus senadores y en proyectos gubernamentales que se ejecutan con sobrecostos y sin transparencia.

"Solo por concepto de impuestos a los combustibles, el Gobierno ha recaudado en seis meses, de enero a junio 2016, la suma de 22.531.000 pesos, según datos oficiales de la Dirección General de Impuestos Internos, DGII", afirma el PRM.

En otras palabras, recalca al final del presente año el Gobierno habrá recibido más de 45.000 millones de pesos nada más que por impuestos a los combustibles derivados del petróleo.

Informa que República Dominicana es el país de Centroamérica que aplica la mayor tasa de impuestos a los combustibles.

Dice que el país requiere, urgentemente, una nueva política de precios de los combustibles que se caracterice por la transparencia en su aplicación y por la equidad impositiva.

"El PRM llama al pueblo dominicano, a las organizaciones populares y de la sociedad civil a movilizarse, así como a exigir al Ministerio de Industria y Comercio transparencia en la fijación de los precios de los combustibles. De igual manera, exigir que deje sin efecto la elevación en un 100 % el peaje de las vías y carreteras del país".