El Partido Revolucionario Moderno (PRM) afirmó ayer que “volver al reparto” de los cargos en la Junta Central Electoral (JCE), el Tribunal Superior Electoral (TSE) y la Cámara de Cuentas (CC) sería “un peligroso desatino y un desafío al ambiente de sosiego y estabilidad” que requiere el país.

La declaración forma parte de un documento emitido por el exmandatario Hipólito Mejía; el excandidato presidencial del PRM, Luis Abinader; el presidente del partido, Andrés Bautista, y el secretario general, Jesús Vásquez.

Los dirigentes señalaron que los “esfuerzos de los últimos meses junto al Bloque Opositor, han tenido como balance positivo la creación de un amplio consenso nacional sobre el imperativo de que en la JCE, el TSE y la Cámara de Cuentas y las demás cortes del Estado sean elegidos árbitros imparciales, probos y creíbles, capaces de actuar siempre apegados al mandato de la Constitución y las leyes”.

“El PRM y su liderazgo nacional ratifica al país que no será parte de repartición alguna en la integración de los órganos electorales, ni aceptará una JCE, TSE y CC sin consenso, parcializada y nombrada unilateralmente”, afirmaron.