La directora de Pro Consumidor, Anina Del Castillo, informó que inspectores de esta entidad fueron agredidos y encerrados dentro del supermercado conocido como Juan en San Francisco de Macorís, impidiendo el retiro de productos que se comercializaban en prejuicio de la salud y seguridad de los consumidores por estar vencidos, golpeados, en mal estado, oxidados entre otros.

Del Castillo declaró, en nota de prensa, que el dueño del establecimiento agredió verbalmente a los inspectores, los encerró dentro del comercio, cerrando las puertas e impidiendo que los productos indicados fueran decomisados.

Indicó que 15 personas armadas pusieron en riesgo la vida y seguridad de los empleados de Pro Consumidor y de ciudadanos que se encontraban en el establecimiento y que solo la profesionalidad y autocontrol de nuestro cuerpo de inspección, evitó una tragedia que lamentar.

Asimismo, se informó que posteriormente otros establecimientos comerciales de esa localidad, impidieron la entrada de nuestros inspectores a sus comercios.

Sostuvo, que existe una campaña por parte de sectores interesados que buscan desconocer la facultad de Pro Consumidor, alegando que se requiere de un permiso inspeccionar y decomisar.

"No es posible que previo a un decomiso por productos vencidos o por mala calidad, mordidos por ratas o cualquier otra situación que ponga en riesgo la vida humana haya que acudir a un juez o solicitar una autorización para, entonces, y no antes, proceder a la incautación, como se ha alegado en estos últimos meses.

A la vez informó que también se pretende desconocer la facultad de imponer multas que le da la ley 358-05 y que en tres decisiones diferentes reconoció la Suprema Corte de Justicia.

Finalizó, advirtiendo que estos casos serán tramitados por ante los tribunales correspondientes y en su gestión no se permitirá estos tipos de agravios y que como autoridad que vela por el bienestar de los consumidores hará cumplir la ley 358-05 y que no le temblará el pulso para sancionar estas malas prácticas comerciales.