El Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor) conformó una mesa de trabajo con los importadores, distribuidores y comerciantes de juguetes para seguir estrictamente las normas sobre la seguridad de estos productos, en función de la vulnerabilidad del público a los que van dirigidos.

En el encuentro participaron representantes de las principales tiendas nacionales, como Inversiones Ceilán SRL, Grupo Ramos, Almacenes Karaka, Almacenes La 70, Al Campo, Casko Import, el Mundo del Juguete, Distribuidora Corripio, La Novia de Villa, Grupo CCN, Juguetes,S A, Haila SRL y Casa Indhira.

En la reunión, encabezada por la directora ejecutiva de Pro Consumidor, Anina Del Castillo, se explicaron las normativas vigentes y se acordó dar seguimiento continuo a las alertas que emite la institución con respecto a estas mercancías para la notificación en caso de juguetes que representen riesgos a la salud y seguridad para los niños.

Del Castillo aseguró que se está trabajando para que no se introduzcan al país juguetes con plomo, mercurio y cadmio, químicos peligrosos que pueden causar la muerte.

La funcionaria ofreció explicaciones sobre las especificaciones que deben acompañar a los juguetes, como la edad para su uso, manual de advertencia, precauciones, tipo de material utilizado, así como la certificación internacional que avale los requisitos legales sobre su seguridad.