El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, dijo hoy que la fuga del país de dos pilotos franceses condenados a 20 años de cárcel por tráfico de drogas, evidencia su criminalidad en el caso, al tiempo que anunció que el país pedirá su captura internacional.

Se trata de Pascal Jean Fauret y Bruno Odos, cuya huida, señaló el funcionario, "deja aún más en evidencia su criminalidad, porque nadie que se sepa inocente trata de evadir la justicia".

"Actualmente está iniciando el proceso de revisión de los protocolos internacionales para, a través de la cooperación internacional y los roles diplomáticos, ambos condenados puedan hacer frente a sus responsabilidades judiciales por el hecho cometido en territorio dominicano", aseguró.

Igualmente, agregó, "estamos procediendo a solicitar orden de captura internacional sobre los pilotos involucrados en este caso".

"En estos momentos mantenemos contacto con las autoridades francesas, no solo a los fines de determinar la forma en que escaparon del país y sus complicidades, sino además a los fines de que asuman su responsabilidad en el país, independientemente de otros casos que puedan generarse en Francia u otros países europeos también por narcotráfico", aseguró el procurador dominicano.

Pascal Jean Fauret y Bruno Odos fueron arrestados junto a otros dos franceses en el aeropuerto de Punta Cana en marzo de 2013 cuando se disponían a despegar con rumbo a Saint-Tropez en un Falcon en el que las autoridades dominicanas hallaron 700 kilogramos de cocaína, valorados en 30 millones de euros.

Pese a que los pilotos aseguraron en todo momento desconocer el contenido de las 26 maletas que transportaban, el Primer Tribunal colegiado del Distrito Nacional les declaró culpables de asociación para cometer el crimen de narcotráfico internacional y les condenó a 20 años de cárcel.

Su pena fue enseguida apelada por sus abogados, por lo que los condenados no entraron en prisión, pero tenían prohibido abandonar el país.

En ese sentido, Domínguez Brito subrayó hoy la necesidad de que el sistema de justicia dominicana sea más firme contra el narcotráfico internacional, sobretodo con las medidas de coerción que se les imponen a narcotraficantes de otras nacionalidades.

Aseguró que los fiscales actuantes mantuvieron "en todo momento una posición firme", oponiéndose a toda variación de la medida de coerción inicial consistente en prisión preventiva, por considerar elevado el peligro de fuga de los procesados, "tal como ha quedado evidenciado", dijo.

"En todo momento nos opusimos a que los hoy condenados fueran puestos en libertad, lo cual fue ordenado por el Tercer Juzgado de la Instrucción, a pesar de haber dejado claro en su misma decisión, que dichos pilotos extranjeros estaban estrechamente vinculados al cargamento en cuestión, partiendo de los testimonios de testigos presenciales y de pruebas documentales irrefutables presentadas por el Ministerio Público, razón por la cual fueron enviados a juicio de fondo", precisó.

Por último, opinó que "no tiene el más mínimo sentido que a un extranjero acusado de narcotráfico se le otorgue una medida de coerción benevolente, no privativa de libertad, porque es una persona que sin lugar a dudad se va a escapar, como ha sucedido con colombianos y venezolanos que han corrido con la misma suerte".