El procurador general, Francisco Domínguez Brito, dijo hoy que la propuesta del candidato presidencial del PRM, Luis Abinader, con relación a los permisos de importación de productos agrícolas, representa "un gran retroceso".

Con esta iniciativa, señaló, "se implementaría nuevamente una de las modalidades más nefastas que ha tenido el país en materia de corrupción".

"Con dicha propuesta lo que se busca es que volvamos a la práctica del otorgamiento de permisos discrecionales, que eran comprados y vendidos, con los cuales se hicieron millonarios por décadas, sectores ligados a la política en la República Dominicana", señaló el funcionario.

Sin embargo, opinó, con el nuevo mecanismo implementado por el Gobierno, "se ha roto todo ese sistema de estructura mafiosa que existía, y hoy a través de una entidad de la sociedad civil compuesta por todas las asociaciones de productores en el sector agropecuario a nivel nacional se ha logrado inyectar transparencia y efectividad, beneficiando a todos los productores, al pueblo dominicano y, sobretodo, fortaleciendo las políticas públicas y eficaces en el manejo de los recursos que se realizan desde el Gobierno".

El procurador exhortó a Abinader a que, en lugar de promover "este tipo de retroceso", auspicie acciones tendentes a fortalecer la transparencia, la equidad y el buen desempeño de los actores del sistema de justicia, "en una sociedad como la nuestra en donde la impunidad sigue siendo vista como una cultura y la norma a seguir".

"En este momento lo que se hace necesario es que todo aquel que usa el dinero de los fondos públicos y se enriquece mediante procesos apartados de la legitimidad y las leyes, esté en la cárcel, para lo cual debemos fomentar y demandar que el sector justicia en pleno, sea más fuerte; que los órganos de control sean mucho más efectivos, en lugar de promover o incitar políticas que retrotraerían a épocas superadas en República Dominicana", concluyó.

Abinader acusó ayer al Gobierno de cobrar 2,764 millones de pesos en concepto de permisos para la importación de alimentos, incrementando de manera sustancial el costo de la canasta alimentaria.

En una rueda de prensa, acompañado por el Frente Agropecuario del Partido Revolucionario Moderno (PRM), el político opositor informó sobre el dinero obtenido a través de las subastas celebradas este año por la Junta Agroempresarial Dominicana, que ha sido depositado en las cuentas del Gobierno y sin comprobantes fiscales.

En concreto, el pago correspondió a la importación de 40,000 quintales de cebollas, 700,000 de habichuelas, 495,000 de azúcar y 100,000 de ajo, productos que se han encarecido, provocando una crisis en el sector agropecuario que, según Abinader, está en su peor momento de los últimos 30 años.