El procurador general, Jean Alain Rodríguez, afirmó hoy que "todo aquel que le ponga la mano a una mujer va preso", y señaló que la sentencia en contra del controvertido cantante Omega es ejemplo de ello.

El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenó el pasado martes a Omega a cinco años de prisión por agredir a su expareja, si bien el artista solo deberá cumplir ocho meses en la cárcel y el resto será condicional.

Con relación a esta sentencia, Rodríguez dijo que "ese es el ejemplo de que todo aquel que le ponga la mano a una mujer va preso".

Asimismo, afirmó que la defensa de la mujer será una prioridad durante su administración.