Los programas nutricionales que desarrolla la vicepresidencia de la República, en alianza con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), redujeron el hambre en el país de un 34.3 por ciento a un 12 por ciento, según una nota difundida hoy por la vicepresidencia.

En este sentido, el PMA valoró las acciones realizadas por el país para mejorar la nutrición de la población, y consideró que la experiencia dominicana es un referente a nivel mundial.

Así lo expresaron el director regional del PMA, Miguel Barreto; y la directora global de nutrición de ese organismo, Lauren Landi, a la vicepresidenta, Margarita Cedeño, quienes trataron en una reunión los proyectos que realiza el Gobierno dominicano tendentes a mejorar la nutrición de la población, según el comunicado.

Asimismo, valoraron la disminución de la anemia en un 50 por ciento en las familias participantes en los programas sociales del Gobierno, lo que ha sido reconocido por otros países y organismos internacionales.

Se resaltó, por igual, la instalación de 59,000 huertos familiares en todo el país, donde se han sembrado más de 120,000 tareas de hortalizas y vegetales para mejorar la seguridad alimentaria de los más necesitados.

La vicemandataria y los representantes del PMA también trataron la fortificación con vitaminas del arroz como nueva estrategia en la batalla contra la desnutrición, al entender que es un alimento de consumo masivo en el país, ya que de 340,000 toneladas que se consumieron en 1990 aumentó a 600,000 toneladas en el año 2015.

En ese sentido, la vicepresidenta señaló que toda alternativa que pueda desarrollar la ciencia para enfrentar las carencias nutricionales es vital, en un momento en el que consideró que el mundo está amenazado por la "inequidad, la inseguridad y las consecuencias del cambio climático y los daños al medio ambiente".

Los representantes del PMA participan desde este miércoles en el "I Evento para la Promoción de la Fortificación del Arroz en América Latina y el Caribe", para aportar soluciones que permitan fortalecer con micronutrientes ese cereal en la región como una estrategia costo-efectiva para contribuir con la reducción del "hambre oculta".

Fortificación de alimentos con micronutrientes, obesidad, deficiencias de hierro, zinc y vitamina B12, así como las brechas de información en la población para saber cómo alimentarse a bajo costo, fueron algunos de los retos a enfrentar tratados en la reunión.