Las promesas de ayuda a Haití se multiplican para afrontar la devastación provocada por el paso del huracán Matthew, así como para evitar que se agrave la crisis humanitaria y el rebrote de enfermedades.

Seis días después de que el fenómeno tocó tierra en el oeste de Haití, las autoridades y organismos de socorro se esfuerzan para llegar hasta las zonas más golpeadas y que siguen con problemas de comunicación.

La comunidad internacional ya comenzó a enviar ayuda y este lunes la ONU pidió 119,9 millones de dólares para asistir a 750.000 personas afectadas en el suroeste de Haití tras el ciclón.

La financiación es vital para apoyar la respuesta de las autoridades de Haití y la sociedad civil para cubrir las necesidades fundamentales de las poblaciones afectadas, tales como agua potable, alimentos y refugio para prevenir enfermedades infecciosas, señaló la ONU.

La prioridad de las autoridades locales es llegar hasta las localidades más golpeadas y dar respuesta a los miles de afectados de la catástrofe para evitar un eventual brote de cólera, epidemia que afectó el país tras el terremoto de 2010, y que se agrave la crisis humanitaria.

Mourad Wahba, coordinador de las misiones humanitarias de la ONU, afirmó hoy que Haití se enfrenta al mayor desastre humanitario desde el terremoto en 2010, aunque en este ocasión, sus autoridades y la sociedad civil "tienen una capacidad mucho más fuerte para dirigir la respuesta".

Las últimas cifras provisionales divulgadas hoy por Protección Civil revelan que Matthew dejó 372 muertos, 4 desaparecidos, 246 heridos y 175.000 personas desplazadas en 224 refugios.

Sin embargo, fuentes de organismos de socorro y autoridades locales aseguraban el viernes que las víctimas mortales sobrepasan los 800.

De acuerdo con datos del Gobierno del Ministerio haitiano del Interior, citados por la ONU, más del 19 % de la población de Haití -2,1 millones de personas- se ha visto afectada por el huracán y más del 12 % -1,4 millones de personas- están en necesidad de asistencia urgente en diferentes departamentos del país y más especialmente en los departamentos del sur y de Grand'Anse.

"Las personas más afectadas han perdido sus casas, sus pertenencias, sus cosechas y sus medios de vida", precisó la ONU en su solicitud a la comunidad internacional.

Algunas áreas pobladas están destruidas parcial o totalmente y los niños y las mujeres se encuentran entre los más afectados, destacó.

Desde España se anunció hoy la salida esta misma tarde de un segundo avión con doce toneladas de ayuda humanitaria a Haití.

España ya envió un primer avión con diez toneladas de material de cobijo, potabilización y almacenamiento de agua a través de Panamá y del Programa Mundial de Alimentos.

Por su parte, el Gobierno dominicano también anunció hoy el envío inmediato de ayuda a Haití.

"La situación de Haití es calamitosa, nosotros debemos ir en ayuda", dijo el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, tras participar en una reunión de ministros convocada por el presidente del país, Danilo Medina, para evaluar la asistencia a Haití, tras visitar ese domingo esa nación.

Estados Unidos, Venezuela, México, Cuba, Colombia y Francia, así como la Unión Europea, también han prometido ayuda a Haití para hacer frente a la situación provocada por Matthew.

Haití vive hoy la segunda jornada de luto nacional por las víctimas del huracán Matthew y hoy se reanudaron las clases en las escuelas tras el paso del potente ciclón, excepto en las zonas más afectadas.

En una nota, el Ministerio de Educación recordó que unas 300 escuelas resultaron afectadas parcial o totalmente por el fenómeno, cuyo ojo tocó tierra el pasado martes en el oeste de Haití.

El huracán obligó a las autoridades electorales a aplazar los comicios generales previstos para este 9 de octubre.

El Consejo Electoral Provisional (CEP) tiene previsto reunirse en las próximas horas para definir la nueva fecha de los comicios.