Este espacio está dedicado a explorar la comunicación facial de personajes públicos, para conocer lo que no dicen.  En esta ocasión, el rostro de la semana corresponde al papa Francisco, quien a poco tiempo de asumir el pontificado se ha ganado el corazón de muchas personas. Sin embargo, también el rostro de Jorge Bergoglio se ha transformado en estos últimos meses. De ser el arzobispo que caminaba sin preocupación por las calles de Buenos Aires se ha convertido en uno de los hombres más influyentes del mundo, con la carga a sus espaldas de renovar la Iglesia católica y de devolverle su credibilidad.

Minucioso
Frente grande. Sobresale la dominancia en el cerebro, racional y enfocado en ideas e información.  Facultad para recopilar datos y analizarlos a detalle.

Entusiasta
Orejas grandes. Capacidad excepcional para escuchar a la gente. En esta etapa, no le atemoriza correr riesgos. Posee mucha energía y dinamismo.

Cejas cercanas a los ojos. Se enfoca en algo y tiene una gran habilidad para concentrarse y observar. Por otro lado, puede ser impulsivo cuando quiere expresar algo.

Introspectivo
Ojos pequeños y hundidos. Necesidad de introspección y de espacios en soledad para cargarse de energía. Niveles de tolerancia bajos.

Líder
Entrecejo amplio. Gran visión e intuición y facilidad para trabajar donde hay jerarquías.

Amistoso
Pestañas. Denotan inteligencia, lucidez y mucha espiritualidad, la cual se ha visto reflejada aún más en su pontificado.

Preocupado
Nariz puntiaguda. Alto grado de sensibilidad ante lo que sucede en su ámbito y a su alrededor. De ahí, su preocupación por los desposeídos.

Asertivo
Boca grande. Necesidad de exteriorizarse, de comunicarse y  llegar a una enorme audiencia. Facilidad para abordar cualquier tema.

Cerrado
Labios muy delgados. Denotan privacidad. Puede hablar de cualquier tema, pero evita tocar temas relacionados con  su vida personal y/o emocional.

Analítico
Barba grande y redondeada. Capacidad de ejecución y realización.  Cuando toma una decisión lo hace enfocado en cómo afectará a los que le rodean.