Las estadísticas ofrecidas por la Organización de Naciones Unidas (ONU) establecen que en la actualidad 15 millones de personas tienen acceso a tratamiento contra el VIH y que las nuevas infecciones se han reducido un 35% desde el año 2000.

Precisan que las muertes por causas relacionadas con el SIDA han bajado un 42% desde que alcanzaran el punto más alto en 2004. Sin embargo, la lucha contra esta enfermedad va más allá de una simple reducción.

En ese sentido, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (OnuSida), en el documento “Presentación de informes sobre los avances en la respuesta mundial al Sida”, publicado en febrero pasado, plantea 10 objetivos mundiales en su búsqueda por poner fin a la propagación de esta enfermedad.

Entre estos están reducir la transmisión sexual del VIH en un 50% este año, así como la transmisión entre las personas que se inyectan drogas. Y al parecer, uno de estos objetivos va en camino de ser cumplido.

De acuerdo con el último informe publicado por OnuSida, en 2015 ha habido una disminución del 35% de los infectados por el virus VIH.

Las cifras ofrecidas evidencian que la enfermedad sigue perdiendo terreno en todo el mundo y que cada vez hay más controles para evitar que se propague o, al menos, eso se ha precisado a través del informe que también establece que durante el último año se han contagiado con el virus dos millones de personas frente a 3.1 millones en 2001, lo que muestra una disminución considerable, si se pone en contexto que hasta esa fecha el número de contagiados experimentaba una tendencia al alza y no a la baja.

También propone asegurar que ningún niño nazca con el VIH para 2015 y alcanzar a 15 millones de personas que viven con el VIH con el tratamiento antirretrovírico que pueda salvarles la vida para 2015, este último objetivo logrado este año, gracias a la incansable lucha de organizaciones de todo el mundo que trabajan en favor de los pacientes con VIH/Sida, incluidas las que operan en República Dominicana, como el Consejo Nacional del VIH y el Sida.

República Dominicana no es la excepción.

En el país ConavihSida ha trabajado para los pacientes con VIH/Sida sean menos. Y no es para menos. Esta terrible enfermedad nombrada Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), infecta a las células del sistema inmunitario, alterando o anulando su función.

De acuerdo con la definición que ofrece la Organización Mundial de la Salud, esta infección produce un deterioro progresivo del sistema inmunitario, con la consiguiente “inmunodeficiencia”.
Es entonces cuando el sistema inmunitario se convierte en deficiente y deja de poder cumplir su función de lucha contra las infecciones y enfermedades.

Mientras que con respecto al síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), la OMS afirma que es un término que se aplica a los estadios más avanzados de la infección por VIH y se define por la presencia de alguna de las más de 20 infecciones oportunistas o de cánceres relacionados con la enfermedad.

Es esa la real situación de los pacientes con VIH/Sida. Son personas vulnerables que están a merced de cualquier enfermedad contagiosa, que aprovecha el debilitamiento de sus defensas y hace morada en su organismo, siendo la vía de contagio más común las relaciones sexuales, aunque se puede trasmitir por transfusiones de sangre contaminada o el uso compartido de agujas, jeringuillas u otros instrumentos punzantes. También de madre a hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia.

De acuerdo con los datos suministrados por ConavihSida, la prevalencia del VIH/Sida en el país es de 0.8%. Además, existen programas de prevención, atención integral, derechos humanos y protección social para estos pacientes que suman un total de 40,240 en el país, quienes reciben medicamentos gratuitos en 72 servicios de atención.

“Actualmente hay un aumento de cobertura para esos pacientes”, afirma Víctor Terrero, director de CONAVIHSIDA, quien reconoce que la transmisión de la enfermedad de madre a hijo todavía no está controlada.

Respuesta rápida ante el VIH/Sida.

Pero el trabajo a favor de la erradicación del VIH/Sida no solo es una iniciativa local. ONUSIDA ha propuesto a los Estados dar una respuesta rápida a esta epidemia, para hacer avanzar la lucha contra la enfermedad, por lo que ha desarrollado un enfoque con el propósito de alcanzar un conjunto de objetivos con plazos definidos hasta el año 2020.

Dentro de estos objetivos se puede citar que el 90% de todas las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto a la enfermedad y tengan acceso al tratamiento, para así suprimir la carga viral.

Según un documento publicado por OnuSida, con motivo de la celebración del Día Mundial del Sida, publicado para esta fecha que se titula “El Sida en cifras 2015”, también se debe  trabajar para reducir las nuevas infecciones por el VIH en un 75% y alcanzar la cerodiscriminación.

En “El Sida en cifras 2015”, se explica que de los 36,9 millones de personas que viven con el VIH en todo el mundo, 17,1 millones no saben que tienen el virus, por lo que los servicios de pruebas del VIH deben llegar a ellos, y unos 22 millones no tienen acceso al tratamientodel VIH, entre ellos 1,8 millones de niños.

“Al nivel actual, habrá una laguna de nueve mil millones de dólares a escala mundial entre los recursos disponibles en la actualidad y los recursos necesarios para alcanzar los Objetivos de la Respuesta Rápida de OnuSida”, afirma, tras precisar que el coste global anual de la consecución de los Objetivos de la Respuesta Rápida llegará a un máximo de 31,100 millones en 2020.

Agrega que después de 2020, las necesidades de recursos comenzarán a disminuir, pero que durante los próximos cinco años la respuesta al Sida requiere unas inversiones iniciales importantes y aumentar la diversidad de fuentes de la inversión, además de mecanismos de ejecución innovadores y alianzas para garantizar que nadie se quede atrás, especialmente los adolescentes, los jóvenes y las poblaciones clave.

Declara que el enfoque de Respuesta Rápida, combinado con una agenda de justicia social, debe poner en primer plano a las personas y asegurar que sus necesidades de salud y sus derechos sexuales y reproductivos sean plenamente respetados y atendidos.

Advertencia

“Si el mundo no actúa para doblegar la epidemia hasta el 2020, esta podría repuntar hasta los niveles observados hace 10 años”, advierte.

Entonces, la pregunta a realizarle al director de ConavihSida es: ¿Qué hace República Dominicana para doblegar la epidemia?

“Falta eliminar la discriminación de los pacientes con VIH y sensibilizar a los actores involucrados en esta problemática”, dice Terrero, quien revela que trabajan en un proyecto de ley que busca erradicar la exclusión de los pacientes de esta enfermedad, con lo que se lograría cumplir uno de los objetivos planteados por OnuSida para este año: erradicar el estigma y la discriminación de las personas que viven con el VIH y que se ven afectadas por la enfermedad, a través de la promulgación de leyes y políticas que garanticen la consecución de todos los derechos humanos y libertades fundamentales.