La miel es un edulcorante muy popular que a menudo es visto como una buena alternativa al azúcar blanco.

Sin embargo, una nueva investigación de Estados Unidos mostró que puede no ser tan saludable como piensas.

Científicos encontraron que la miel tiene el mismo efecto en el cuerpo que el azúcar blanco y el jarabe de maíz de alta fructosa (Jmaf), un edulcorante a partir de almidón de maíz, que se ha relacionado con la obesidad y la diabetes.

Se les pidió a los participantes comer una dosis diaria de 50 g de ya sea azúcar blanco, Jmaf o miel durante dos semanas.

Al final del estudio, el nivel de triglicéridos había aumentado entre todos los voluntarios, sin importar el edulcorante que habían comido.

Sin embargo, estos alarmantes resultados no deberían llevarte a renunciar al oro líquido de las abejas. Bailey dice que “hay una gran diferencia entre la miel cruda y la miel procesada”.

“La miel cruda tiene un índice glucémico muy inferior (alrededor de 30) en comparación con la miel procesada (alrededor de 75), y es razonablemente alta en fructosa (alrededor del 40 por ciento)”, apunta.

Si vas a utilizar miel, ella sugiere que sólo lo hagas en pequeñas cantidades y utilices miel cruda o Manuka, que tiene mayor cantidad de enzimas, antioxidantes y nutrientes presentes. MWN