Un "accidente" lo hizo encontrar una serie de ruinas arqueológicas que podrían cambiar los libros de historia. Así fue su "golpe de suerte"