Desprenderse del barrilito y otras ventajas competitivas que da dirigir el Estado parece una muy tarea difícil para legisladores y funcionarios públicos. Están los que dudan que la Junta Central Electoral sea la que decida la continuidad de este “fondo de ayuda especial”, pero también los que apoyan en su totalidad esta decisión y están dispuestos a acatarla.

El supuesto uso de los recursos del Estado durante estos meses de campaña, con miras a la reelección del presidente Danilo Medina en las elecciones de mayo próximo ha sido la gota que derramó este vaso político.  A esto se agrega la decisión de suspender los fondos millonarios que senadores y diputados usan en “ayudas sociales”. Ante esta realidad, la presidenta del Senado, Cristina Lizardo, calificó ayer las declaraciones de Roberto Rosario, presidente de la JCE, como una propuesta que se debe discutir en el pleno del Congreso, que es, según ella, el ente soberano que tiene facultad de decidir si se debe suspender o no este fondo a los legisladores durante el período de campaña.

Lizardo anunció que será en marzo cuando este tema llegue a la cámara alta para discutirse en las primeras sesiones de la próxima legislatura.

Uno que sí apoya la decisión la JCE, es Julio César Valentín, senador de la provincia Santiago por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

“La JCE tiene una potestad reglamentaria, y yo acato la decisión. Le pido a la presidenta del Senado lo tome en consideración y suspenda temporalmente el fondo legislativo”, indicó el legislador.

Marchena en “humildad”

Ante la prohibición que hiciera la entidad responsable de organizar las elecciones sobre el uso de las redes sociales como plataforma para identificarse con algún candidato – de manera abierta o subliminal-, el portavoz y director general de Comunicación de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, dijo que aceptaba “con humildad” esta corrección pública.  El mensaje difundido por el vocero presidencial, en la cuenta @PresidenciaRD, en el que dice que la oposición “no tiene nada que buscar” en las votaciones de mayo, no tiene nada de error, a juicio del funcionario.  

Todo empezó por la prensa

La reunión de Medina con la Sociedad Dominicana de Diarios y directores parece que fue fértil. Uno de los frutos que dejó fue el tema del “barrilito”, que para estos meses preelectorales, suele ser uno de los más sonados a nivel mediático.

El abogado Namphi Rodríguez, presidente de la Fundación Prensa y Derecho, consideró decepcionante que el presidente Danilo Medina “pretenda desconocer la resolución de la JCE que suspende el ‘barrilito y el cofrecito’ durante la actual campaña electoral”. Rodríguez Calificó como “legalista” la explicación que dio el gobernante sobre el tema. Entiende que por un lado, Medina, dejar entrever su desacuerdo con la resolución y por el otro continúa la práctica de mantener fondos del Presupuesto Nacional destinados a actividades clientelares.

Según Rodríguez, en su diálogo con los directores de medios, el presidente Medina puso en duda la competencia de la JCE para suspender la entrega de fondos a los diputados y senadores, argumentando que en el país “la gente ve a los legisladores como personas con capacidad para ayudar”.

Ya no se trata solo de la reelección de Medina, sino también de la repostulación de todo un gabinete del oficialismo, que diversos sectores acusar de hacer uso de sus cargos para promoverse nuevamente.

Ahora la pregunta es a quién le toca decidir si el barrilito continúa o no. Por lo pronto el bandereo de colores sigue, y muchos permanecen a la espera de “una ayudita” que sirva como motivación a la hora de firmar la boleta electoral.

La voz de los opositores

Luis Abinader, candidato a la Presidencia por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) también puso los ojos en el tema.

Además de considerar que el presidente Medina debe tomar un “receso” de sus funciones de modo que no se confundan los recursos del Estado con los de hacer campaña, Abinader cree oportuno que la JCE suspenda el acceso de los legisladores a los fondos conocidos popularmente como “barrilito”.

“Hay un barrilito y una nominilla en cada institución del Estado; la Junta Central Electoral también debería tomar medidas”, dijo ayer el principal opositor de Medina, según las encuestas, durante un desayuno de trabajo con mujeres empresarias.