Definitivamente, la lucha de algunos sectores de transporte contra Uber está dando resultados. Y en China, todo se endureció para la famosa empresa.

Según informó CCTV News, al conductor que atrape la policía prestando cualquier tipo de servicio para esta compañía y otras que funcionan por aplicación, podrían ser multados hasta con 10 mil yuans (esto equivale a 1.611 dólares).

Pero también podrían perder la licencia.

Esto sucederá en la ciudad de Shanghai. De hecho, la aplicación es ilegal en todo el país, pero a pesar de eso, sigue funcionando como si nada.

Porque a pesar de que las detenciones aumentan, la paga también. Esto fue lo que reportó un artículo de la situación de la compañía en este país hecho por el portal Global Voices Online en mayo.