Tras el enfrentamiento a tiros de una banda de “sicarios” y miembros de la Policía Nacional donde perdió la vida el raso Franklin Reyes Guaba, de la unidad Swat, a causa de herida de bala en el lado derecho del pecho, con perforación del pulmón, miembros de la unidad del orden le dieron cristiana sepultura en el cementerio de Licey al Medio la mañana de ayer.

El raso Franklin Reyes dejo en la orfandad a un niño de 2 años y a su esposa con 9 meses de gestación, tras su muerte el presidente Danilo Medina dispuso el ascenso póstumo a cabo de la Policía del raso Reyes Guaba.

El vocero de la Policía Nacional Máximo Báez Aybar, se presentó en el lugar y entregó el decreto presidencial a la madre y a la esposa, expresándole sus condolencias en representación de la institución y prometió a la familia que no quedará desamparada y que siempre tendrán el apoyo de la Policía y del Gobierno.

Báez Aybar dijo en su cuenta de twitter “Con honores policiales, Jefatura PN despide a nuestro héroe caído, Cabo Póstumo Franklin Reyes”.

En otro orden la Policía Nacional informó que murió Miguel Ángel de la Cruz Germán (alias el Capi o el Marino) un tercer integrante de la banda de “sicarios” que protagonizaron la balacera la madrugada del domingo en Maimón, en un enfrentamiento a tiros con policías que le perseguían en la carretera Moca-Salcedo.

Según una nota de prensa, De La Cruz Germán era perseguido por la comisión de siete asesinatos y por la acusación de un hombre que acudió personalmente a la morgue, e identificó a este como parte de los individuos que asaltaron su tienda hace unos días en su inauguración.

Miguel Ángel de la Cruz Germán se enfrentó a los agentes a tiros con dos pistolas que portaba, al intentar escapar junto a otros cuatro que dejaron abandonada una jeepeta Honda CRV, blanca, sin placa.

El perseguido portaba una pistola Smith and Wesson calibre 9mm, serie VKN0536M00910, con su cargador y una cápsula, y otra pistola Steling, calibre 22, serie E49949 con su cargador.

Los otros sicarios que aún están siendo buscados son unos tales “Jonathan”, “Capital Picachú” y “Tolo”, quienes son activamente perseguidos para que respondan por las acusaciones en su contra.