El Séptimo Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, ratificó la medida de coerción de un año de prisión preventiva, dictada contra el presidente de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (Unatrafín), Arsenio Quevedo, por su presunta implicación en la muerte de varios transportista y vinculación con el acusado de sicariato exregidor de Pedro Brand, Ericson de los Santos Solis.

La jueza Kenya Scarlet Romero confirmó la misma medida a Danilo Octavio Reynoso, confeso participante en los asesinatos de Overnys Guerrero y de  Ángel Javier, ocurrida el 17 de enero de este año.

Según la acusación del Ministerio Público,  Quevedo, quien también es imputado de lavado de activos proveniente de la mafia de los combustibles, está acusado de ser el cabecilla de un grupo que ha hecho uso de la práctica criminal en todo el territorio nacional desde finales del 2008.

Asimismo, es acusado de ejecutar transportistas por diferencias y conflictos en las distintas rutas del trasporte público, al igual que el regidor de Pedro Brand, Ericson de los Santos Solís a quien supuestamente le pagaba el primero para llevar a cabo los asesinatos.