Según el último censo realizado en República Dominicana en 2010, el 12.3 % de la población tiene algún tipo de discapacidad. Es decir, en el país hay alrededor de 1,160,000 personas con algún tipo de discapacidad. Pedro Pablo Rosario es una de ellas.

Periodista de profesión, ha pasado gran parte de su vida como no vidente. Pero esa limitación física no le ha impedido desarrollar todo su potencial. Ha producido programas de radio, representado al país en distintos eventos, es padre y abuelo. Trabaja en el departamento de comunicación del Consejo Nacional de Discapacidad (CONADIS).

Pedro Pablo es una de las pocas personas con discapacidad que tiene un empleo fijo. Su situación permite entender que podría lograrse la inclusión de sus iguales en los espacios laborales, solo y solo sí desde el Estado se implementarán efectivamente políticas públicas encaminadas a hacerles más fácil el camino a recorrer.

“En los últimos años la sociedad dominicana ha tenido una apertura para las personas con discapacidad y sus familiares, tanto en lo social, laboral, profesional, en la educación, deporte, cultural y en la seguridad social”, afirma Magino Corporán, director de CONADIS.

Corporán explica que desde CONADIS, organismo rector de crear políticas públicas para las personas con discapacidad, se trabaja para lograr la inclusión de las personas discapacitadas.  

Al ser cuestionado sobre si en República Dominicana se discrimina a las personas con discapacidad, precisa que en décadas pasadas cuando las personas no tenían conciencia del valor de las personas con discapacidad éstas eran más discriminadas, pero dice que en los últimos años esto ha ido cambiando.

Para Magino, la mayoría de la población está consciente de que las personas con discapacidad son iguales a las demás, por lo que considera que la discriminación actualmente es mínima.

Esa también es la opinión de Pedro Pablo. Para él, aunque precisa que todavía existe discriminación contra las personas con discapacidad, en el país se ha avanzado.

“Todavía hay algunos sectores que dudan de la capacidad de las personas con discapacidad”, dice Pedro Pablo, quien narra que ha sido rechazado de varios empleos por su condición física.

Puntualiza que en varias ocasiones ha asistido a solicitar empleo y cuando observan que es no vidente le dan cualquier excusa para no acogerlo en la empresa, aún cuando le han externado que es una persona muy preparada y profesional.

Manifiesta que esa situación se da más en el sector privado y destaca que en las instituciones del sector público hay mayor apertura para tener en su empleomanía a personas con discapacidad.

Pero Corporán va más allá. Precisa que la situación de las personas con discapacidad en la República Dominicana es igual al resto de la población que no tiene discapacidad.

“Muchos de ellos no tienen empleo, otros no han podido asistir a la escuela, algunos viven del empleo informal, en fin, las personas con discapacidad no escapan de los problemas de los cuales adolece el país”, resalta.

3 de diciembre, motivo de celebración.

El director de CONADIS dice que las personas con discapacidad y sus familias tienen motivo para celebrar esta fecha porque cada año la población va conociendo más de los derechos que tienen las personas con discapacidad, muchos de ellos incluidos en la Constitución de la República y la Ley 513 que establece sus prerrogativas.

La Ley 513 establece, entre otras consideraciones, que las personas con discapacidad tienen derecho a la salud, a que existan políticas de educación inclusivas, así como políticas de integración laboral.
“Faltan más conciencia y oportunidades, sobre todo en el aspecto laboral”, indica Pedro Pablo tras considerar que también falta accesibilidad para las personas con discapacidad.

Critica que existan establecimientos de salud que ofrecen un buen servicio y que las personas con discapacidad no tengan acceso a esos centros.

“En los hospitales no hay accesibilidad”, dice Pedro Pablo y pone el ejemplo de que en ocasiones cuando las personas con discapacidad llegan a los hospitales no pueden movilizarse en las instalaciones del centro”, lamenta, como lo hacen los miles de dominicanos y dominicanas que viven en su situación.
Y ese es uno del os retos de las autoridades, lograr la inclusión de las personas con discapacidad.

“Se requiere respetar los derechos de las personas con discapacidad, a fin, de que estos sean incluidos en todas las políticas públicas del gobierno y que el sector privado abra más las puertas a las personas con discapacidad”, insiste Corporán.

Expresa que las personas con discapacidad necesitan confianza, empleo y apoyo. Además, mayor accesibilidad y más acceso a la  educación.

“Es bueno señalar que las personas con discapacidad deben ser tomadas en cuenta no por su condición sino por su capacidad”, afirma.

De su lado, Pedro Pablo espera ver que en el país no haya instituciones que regulen las políticas públicas dirigidas a las personas con discapacidad, sino que todo el país sepa que las existen y que tienen derecho.

“Las personas con discapacidad necesitan facilidades, pero lastima”, concluye Rosario, luego de precisar que sueña con que el Estado les ofrezca más apoyo y crea mucho más en la discapacidad.