¿Cuántos casos de cáncer de mama hay en el país? ¿Cuántos se han registrado en lo que va de año? ¿Cuál es la región con más víctimas? Estas preguntas son incontestables en la República Dominicana. La razón es tan insólita como simple: no existe un registro nacional sobre la población con cáncer. No hay números, no hay datos globales, nada.

El doctor José Ramírez, director del Instituto de Oncología Dr. Heriberto Pieter, afirma que los únicos registros disponibles en República Dominicana son los del hospital que dirige, y que hasta la apertura del Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Sánchez Pérez de Tavares (INCART), era la única institución para el tratamiento de cáncer en República Dominicana.  “Esa es una asignatura pendiente del Ministerio de Salud Pública”, explica el reconocido oncólogo, quien fuera presidente de la Sociedad Dominicana de Hematología y Oncología. Aunque admite que el Ministerio ha estado haciendo esfuerzos, considera que todavía son muy tímidos. “Los únicos registros que existen en el país son los de nosotros, que te deben de dar una idea del panorama, pero sin un registro general, nacional, no sabemos realmente a qué nos estamos enfrentando, dónde se necesita invertir, qué esfuerzos hay que hacer. Pienso que es el Ministerio, aunado con el INCART, que es el hospital de cáncer del Estado, el que debería trabajar en ello”.

La falta de datos básicos sobre los casos de cáncer de mama (o de cualquier otro tipo) en el país no es el único problema para hacerle frente al monstruo que es la enfermedad, pero es la madre. No hay suficientes centros médicos públicos especializados en cáncer en el país (hasta hace poco más de un año, había solo uno, hoy hay dos en todo el territorio nacional), no se realizan suficientes programas de concienciación de la población, las campañas solo se ven al entrar octubre, Mes Internacional de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama. En conclusión, la mayoría de las y los dominicanos no sabe cómo prevenir el cáncer de mama, o mejorar su expectativa de vida en caso de padecerlo. La realidad es que la gente no puede cuidarse de lo que no conoce.

Según el doctor Ramírez y los registros del Instituto Oncológico Dr. Heriberto Pieter, el porcentaje de casos de pacientes con cáncer de mama en el hospital prácticamente ha sido el mismo en los últimos años. Sin embargo, cuando en países desarrollados y en otros un poco más avanzados que el nuestro, la esperanza de vida en pacientes afectados de cáncer de mama ha disminuido considerablemente, en nuestro país no ha sido así. “En República Dominicana eso no ha sucedido porque la esperanza de vida depende, en gran parte, de la etapa en la que se detecte el cáncer, y la gran mayoría de las pacientes con cáncer de mama en el país son diagnosticadas en etapa tardía”, revela, y lo atribuye a la falta de inversión del Estado en programas de prevención, campañas de  educación a la población y en nuevos centros de diagnóstico. “Eso solo puede cambiar con dinero, con inversión”.

Un granito de arena

A pesar de no contar con los datos nacionales, el director del Instituto de Oncología Dr. Heriberto Pieter  reveló que la institución está embarcada en un ambicioso proyecto de prevención de cáncer de mama, cervico-uterino, colon y próstata, con la dirección del Seguro Nacional de Salud (SENASA). “No hemos definido en que región del país empezar, por lo mismo de la falta de datos numéricos, pero probablemente escojamos primero el Sur y el Este. Chanel Rosa Chupany, director de SENASA, nos dijo que están dispuestos a invertir lo que sea necesario”, explicó Ramírez.