El escritor y premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa recibió ayer, en la apertura de la Feria del Libro de Santo Domingo, el Premio Internacional Pedro Henríquez Ureña, un galardón que reconoce su obra literaria, y que ha provocado el rechazado de ciertos sectores nacionalistas.

"Cuando recibí la noticia sentí una gran alegría por recibir este premio de la República Dominicana (...) inmediatamente después me dije: ese jurado se ha vuelto loco. Cómo es posible que me de a mi un premio dominicano luego de todo lo ocurrido", dijo el autor en referencia a las reacciones que causó en el país un artículo que publicó en el diario español "El País".

En esa oportunidad, el escritor criticó una sentencia emitida por el Tribunal Constitucional local en 2013, que, a su juicio, convertiría en apátridas a miles de indocumentados de ascendencia haitiana que residen en el país.

"La sentencia del Tribunal Constitucional dominicano es una aberración jurídica y parece directamente inspirada en las famosas leyes hitlerianas de los años treinta dictadas por los jueces alemanes nazis para privar de la nacionalidad alemana a los judíos que llevaban muchos años (muchos siglos) avecindados en ese país y eran parte constitutiva de su sociedad", dice un párrafo del artículo publicado el 3 de noviembre del 2013.

Click en este enlace leer el polémico artículo.

El fallo del tribunal, entre otras consideraciones, establece que no son dominicanos aquellos indocumentados y sus descendientes, aunque hayan nacido en el país.

Vargas Llosa, sin embargo, dijo que el galardón que aceptaba era una "magnífica demostración de tolerancia" del Gobierno dominicano, que acataba lo decidido por el jurado "con ese espíritu tan amplio y actitud tan profundamente democrática".

En ese sentido, el autor dedicó buena parte de sus palabras a destacar los lazos que le atan al país y la "fascinación" que le causan la música y la simpatía de los dominicanos.

"Conocí a este país en 1974 y desde entonces he tenido con el una historia de amor, tempestuosa, tropical y caribe que no ha estado exenta de traumas y diferencias", exclamó el escritor al principio de su intervención y recibiendo una gran ovación.

Afirmó que le conmovía recibir el premio en "circunstancias especiales" y que jamás olvidará ese reconocimiento.

"Momentos como estos se convierten en imágenes alicientes y estimulantes que sirven para enfrentar el desánimo y el desaliento que acompaña a todo creador", dijo el autor de "La tía Julia y el escribidor".

El premio a Vargas Llosa fue anunciado en febrero y desde entonces grupos nacionalistas y varias personalidades locales, criticaron que el jurado del premio haya decidido reconocer la obra del escritor cuando este había "insultado" al país con su artículo.

Previo a recibir la distinción en el Teatro Nacional de la capital dominicana, un puñado de personas se plantó frente al lugar para enarbolar carteles contra Vargas Llosa.

Horas antes, el minoritario Fuerza Nacional Progresista (FNP) consideró de "muy injusto" el otorgamiento del premio a Vargas Llosa, a quien acusó de dedicar su "gran talento" para denostar a la República Dominicana".

El laureado escritor hispano-peruano también dedicó palabras de elogio para el ensayista dominicano cuyo nombre lleva el galardón, a quien calificó como uno de los "secretos responsables" de que hoy la literatura latinoamericana sea conocida en todo el mundo.

"Creo que Pedro Henríquez Ureña no ha recibido el reconocimiento que merece, ya que luchó desde muy joven por la universalización de la literatura de América Latina, y considero que recibir un premio con su nombre es un mandato que nos obliga a representar la obra de este extraordinario pensador", afirmó Vargas Llosa.

Vargas Llosa, quien lamentó la forma en que Henríquez Ureña terminó sus días "en la casi pobreza" en Argentina, afirmó que el intelectual dominicano siempre tuvo claro que la literatura debe ser universal.

La Feria del Libro de Santo Domingo, que se extenderá hasta el próximo 2 de octubre, está dedicada a los escritores dominicanos de la diáspora y acogerá conferencias especiales de literatos de España, Italia, Israel, Venezuela, México, Uruguay, Cuba, Perú, Argentina, Puerto Rico y Estados Unidos.

Entre los escritores invitados figuran el español Ignacio Arellano Ayuso, el uruguayo Rafael Courtoisie, el venezolano Manuel Carrero y el mexicano Adolfo Castañón.