El negocio de las drogas ya ha significado la incautación de una tonelada de sustancias en los primeros meses del año, según la Dirección Nacional de Control de Drogas.

Los cargamentos clandestinos llegan predominantemente de Suramérica, como los 359 kilos de cocaína atribuidos a cinco venezolanos apresados en marzo pasado.

En cambio, la mayoría de los cargamentos que se incautan de salida llevan como destino Estados Unidos o un país de Europa, como el caso del avión que el 19 de marzo de 2013 estaba a punto de despegar rumbo a Francia con 700 kilos de cocaína, con cuatro franceses a bordo; por ello, los organismos de seguridad locales han catalogado a República Dominicana como puente, o punto estratégico de trasiego, para el mercado internacional de sustancias ilícitas.

Pero los hechos y los reportes de las propias autoridades evidencian la existencia de un dinámico mercado local, en el que en muchas ocasiones forman parte agentes policiales y antinarcóticos. Para muestra, el caso Dican (Dirección Central de Antinarcóticos), de la Policía.

De enero a mayo la DNCD se ha incautado de 109 mil 675 porciones de droga: 68 mil 514 de cocaína, 35 mil 670 de marihuana, cinco mil 403 de crack y 88 de heroína. Estas porciones representan, respectivamente, 115 mil 689; 941 mil 740, mil 948 y 12 gramos de estos cuatro tipos de drogas, que son los que encabezan la lista del narcotráfico en República Dominicana, procedentes sobre todo de Colombia, Perú y Bolivia.

Todas estas sustancias alucinógenas suman, de enero a mayo, un millón 59 mil 389 gramos, es decir, 1,059 kilos de drogas, o una tonelada.

Puntos clave de venta y consumo de droga

La vía marítima, según estadísticas de la Dirección de Comunicación, suele ser la más usada para introducir drogas al país. “Llegan embarcaciones con grandes cargamentos a los puertos de Punta Caucedo y Haina. En cuanto a la vía aérea, el punto más activo es el aeropuerto de Punta Cana”, detalla a Metro el vocero de la entidad, Darío Medrano.

Los sectores Capotillo, Guachupita, Gualey, 27 de Febrero y los más próximos a la carretera Sánchez demandan mayor atención de la DNCD debido al elevado flujo venta y consumo de drogas, según el organismo antinarcóticos.

Las provincias del sur también encabezan la lista de puntos rojos para el narcotráfico. Entre ellas, se destacan Barahona y San Cristóbal. También en la región Este, específicamente en La Romana y La Altagracia. En el norte, la venta de sustancias alucinógenas es más frecuente en Santiago.

La DNCD asegura que todos los días sus unidades realizan operativos en estas zonas. “Es donde más se consume y donde más se vende; son lugares donde se distribuye mucha droga al menudeo”.

Sectores exclusivos

También en las zonas más pudientes del Gran Santo Domingo, la venta y consumo de drogas es frecuente.

“Nos encontramos con muchachos de barrios llevando droga a las zonas más pudientes del país. El rico no anda con droga para distribuir, el rico compra para consumir. Ahora, los muchachones de los barrios los llevan. ¿Qué hace un joven pobre con droga en Bella Vista o en el Ensanche Naco? Llevándola”, sostiene Medrano, quien considera que la clave para combatir este mal radica en la Justicia.

¿Le ponen o no droga a los jóvenes en los barrios?

Con frecuencia organizaciones que defienden los Derechos Humanos han denunciado que la DNCD coloca drogas a jóvenes en los operativos que realizan en los barrios de la capital.

A finales de 2014, Santo Rosario, director del Centro de Orientación e Investigación Integral (COIN), denunció que “Agentes de la DNCD están poniendo la droga a quienes se niegan a pagarles peaje y están realizando operativos sin la presencia de los fiscales y sin respetar los procedimientos de la ley”.

Sobre el tema, Medrano sostiene que, aunque ocurre, la agencia antidrogas no lo tolera. “A veces dicen en los barrios ´a tal muchacho le pusieron droga y es un muchacho serio´. No es que es un muchacho serio, es que esa droga la tenía. Yo no te voy a negar que haya quien le ponga drogas, sí a veces ponen. Se han hecho investigaciones aquí sobre esos casos y quien incurre en eso está fuera de aquí (es expulsado de la institución), porque el general (Julio César Souffront Velázquez, director DNCD) no concuerda con eso”, explica.

El director de Comunicaciones de la institución saca a relucir otro elemento. “Hay mucha gente aquí que sale a decir que a fulano le pusieron (droga). Cuando tú ves que tanta gente sale en defensa de alguien es necesario ponerle atención al caso; o es inocente de verdad o es culpable y toda esa gente sale en defensa porque es un pequeño Pablo Escobar”, resalta para significar que el traficante es alguien dadivoso en su comunidad.

El distribuidor antes que el consumidor

Los operativos de la DNCD se enfocan sobre todo en los distribuidores, que, como describe Medrano, representan mayor peligro hacia la sociedad.

“¿Qué es más importante? ¿Apresar al consumidor o al distribuidor? Tratamos de apresar al distribuidor para que no continúe haciendo daño. Al consumidor se maneja con Hogares Crea y lo que hay que hacer es darle su tratamiento”, enfatiza.

Para distinguir al uno del otro se toma en cuenta la cantidad de sustancia alucinógena que porta la persona.

“Detectamos que fulano es distribuidor y fulano consumidor a partir de la cantidad de droga que carga consigo. Cuando en un operativo arrestamos a una persona que tiene 300 gramos, por ejemplo, ese es un distribuidor que cae en la categoría de narcotraficante”, explica Medrano.

Total en gramos:

1, 059,389 es la sumatoria de gramos de cocaína, marihuana, heroína y crack decomisada entre los meses enero y mayo. Esta cantidad es igual a 1,059 kilos de drogas. 

Porciones decomisadas

109,675  es la cantidad de porciones incautadas en los cinco primeros meses del año, según la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD). 

Un puente para la entrada y salida de drogas

“Solamente nos libramos de que República Dominicana sea un país para tránsito de drogas quitando la isla de aquí. ¿Y cómo se puede quitar el país de esta zona? Somos un puente porque estamos en el medio de los países productores y en medio de los países consumidores”.

Darío Medrano, vocero de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

Drogas más consumidas en RD

Aquí las definiciones de las cuatro drogas que más introducen a República Dominicana como resultado del micro y macrotráfico:

• Cocaína: droga adictiva que se extrae de las hojas de coca luego de pasar por un proceso químico. Es calificada como la sustancia alucinógena más conocida y consumida en todo el mundo. Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE, 2016) provoca efectos narcóticos y euforizantes y se utiliza en medicina como anestésico y vasoconstrictor (que contrae los vasos sanguíneos).

• Marihuana: el Instituto Nacional sobre abuso de droga (NIH, por sus siglas en inglés) la define como una mezcla de hojas secas, flores, tallos y semillas del cáñamo (Cannabis sativa). La planta contiene una sustancia química que altera la mente llamada delta-9-tetrahydrocannabinol (THC) y se consume, por lo general, en cigarros hechos a mano. Estados Unidos es el país donde más se consume.

• Heroína: sustancia adictiva ilegal extraída de la morfina (sustancia natural extraída de la bellota de algunas variedades de amapolas o adormideras). Se vende como polvo blanco o marrón, o como una sustancia negra pegajosa conocida popularmente como “goma” o “alquitrán negro”. Produce un elevado efecto narcótico y afecta de manera directa el sistema nervioso central.

• Crack: se trata de cocaína en forma de cristales. Suele ser de color rosado claro, amarillo o blanco. Un consumir de esta sustancia puede volverse adicto con tan solo haberla consumido una vez. Su costo es menor que el de la cocaína en polvo y su nombre está vinculado al sonido que emite cuando se calienta por la evaporación de la cocaína que contiene mezclada con bicarbonato de sodio.