Los cancilleres de República Dominicana y Haití, Andrés Navarro y Pierrot Delinne, respectivamente, destacaron hoy que la relación entre ambos países vuelve a estar "al más alto nivel", tras mantener una reunión en la sede del Ministerio de Exteriores dominicano.

Ambos comparecieron en rueda de prensa al finalizar el encuentro, cuyo objetivo fue retomar el diálogo político, después de que se éste se viera reducido por una serie de circunstancias, señaló el ministro dominicano, que indicó que la presencia de su homólogo en el país supone volver a ponerlo "al más alto nivel".

Según explicó Navarro, en la reunión de trabajo entre las delegaciones oficiales de los dos países, encabezadas por los respectivos cancilleres, se ha centrado en revisar la agenda bilateral, y uno de los principales puntos ha consistido en pasar balance a la comisión mixta dominico-haitiana.

"La pretensión es regular el diálogo a partir de este encuentro", ya que existen muchos temas de interés común que, como países limítrofes, "es necesario abordar para bienestar de ambos pueblos", señaló el titular de Exteriores dominicano, que destacó el interés de ambas naciones por propiciar un ambiente de "armonía".

Asimismo, se repasaron cuestiones de ámbito económico, y de cooperación entre ambos gobiernos, que en esta reunión encuentran "un punto de partida para el relanzamiento de sus relaciones".

En este sentido, Navarro anunció que en las próximas semanas habrá una reunión de la comisión mixta bilateral, con fecha por determinar, y matizó que, aunque el diálogo entre ambos países nunca se detuvo, sí "bajó el perfil" de la relación y "algunos temas quedaron varados", pero que ahora "tomará un mayor perfil".

En similares términos se manifestó el canciller haitiano, que expresó en nombre del presidente interino, Jocelerme Privert, y de su gobierno el deseo de estrechar lazos y entablar "un diálogo franco y sincero al más alto nivel".

Con el encuentro de hoy se han podido "identificar las dificultades" a las que deberán hacer frente y actuar en consecuencia, apuntó Delienne, que señaló la comisión mixta bilateral como "una de la claves" de la relación entre las dos naciones.

Uno de los puntos a tratar por la comisión, en materia comercial, es la restricción de acceso, por vía terrestre, a 23 productos dominicanos que Haití impuso durante el mandato del expresidente Michel Martelly.

"Ahora mismo hay una reunión del consejo presidencial haitiano para analizar las disposiciones en esta materia", aseguró Delienne, que pidió a los miembros de la prensa que no hagan uso de la palabra "veda" para referirse a esta cuestión, puesto que no es el término que corresponde en este caso.

"En la frontera hubo dificultades", admitió, "pero esos productos entran en Haití por vía marítima", puntualizó, y "si van a Haina (puerto cercano a la capital dominicana) verán cuántos barcos llevan esas mercancías, por lo que invito a los amigos de la prensa a que utilicen un término más apropiado que veda, ya que no hay veda y nunca la hubo".

Otro de los asuntos a abordar será la cuestión de las repatriaciones de ciudadanos haitianos desde República Dominicana, algo en lo que "estamos trabajando para reforzar lazos en beneficio de ambos países", señaló Delienne.

El ministro haitiano aprovechó la ocasión para señalar que el presidente Privert no visitará la ciudad de Santiago, al norte de República Dominicana, este domingo, tal y como informaron medios locales en el día de ayer, aunque sí "habrá una representación de alto nivel" en la ciudad.

Según indicó el canciller, "el presidente fue invitado" participar en una actividad organizada por haitianos residentes en esa demarcación, pero "sus responsabilidades, que le mantienen trabajando siete días a la semana, le impedirán acudir" a esta celebración, con motivo de la semana de la diáspora, que se lleva a cabo en diversos países que acogen a ciudadanos de Haití.

Delienne se refirió, a preguntas de los periodistas, a la visita que realiza desde hoy a su país el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Rafael Almagro, señalando que "dentro de la relaciones internacionales es normal que la autoridades visiten un país cuando se instala un nuevo gobierno".

"Yo debería estar en Haití" para atender a Almagro, que acude para dialogar con las autoridades del país sobre las etapas pendientes para finalizar el proceso electoral, "pero estoy aquí" para recuperar el nivel más alto en la relación con República Dominicana, dijo.