La expresidenta brasileña, que no se había visto en público desde su destitución el 31 de agosto pasado, reapareció ayer con un duro discurso en Río de Janeiro contra los “retrocesos” promovidos por su otrora vicepresidente y ahora jefe de Estado con plenos poderes, Michel Temer. 

La exmandataria aprovechó para cargar contra algunos de los proyectos de su sucesor y que, en su opinión, representan retrocesos a las conquistas logradas por Brasil.