La inestabilidad política de Haití cada vez se acentúa más. Manifestaciones violentas, renuncias de los miembros del organismo electoral y una cancelación de los comicios que ya se veía venir.

Varios sectores, tanto del oficialismo como de la oposición, piden con insistencia la celebración cuanto antes de la suspendida segunda vuelta de las elecciones presidenciales, prevista para el pasado domingo; mientras esto ocurre, se acerca el fin de mandato presidencial de Michel Martelly, quien el próximo domingo 7 de febrero tendrá, quiera o no, que abandonar el poder.

Antiguos miembros de la disuelta Fuerza Armada de Haití se unieron ayer a partidarios del candidato oficialista Jovenel Moise bloqueando parte del centro del país en demanda de un nuevo calendario electoral.

En algunas zonas de la capital, seguidores de Moise también quemaron gomas y obstaculizaron calles.

Seguidores de la oposición advirtieron el pasado domingo que supuestamente el candidato oficialista está preparando una masacre contra la oposición y que, por lo tanto, no protestarán en Petion Ville (periferia este de Puerto Príncipe), aunque sí en otras localidades.

La situación de violencia que se vive en Haití desde hace una semana provocó el pasado viernes la muerte de un estudiante menor de edad cuando salía de la escuela, en un confuso incidente del que no se tienen muchos detalles.

Suspensión electoral

A las elecciones previstas para este domingo estaban convocados el candidato oficialista, Jovenel Moise, y el opositor, Jude Celestin, quien se negó a participar en los comicios.

Moise fue el candidato más votado en la primera ronda de las elecciones celebrada en octubre pasado, pero catalogadas de “fraudulentas” por la oposición, que se niega a aceptar esos resultados.

Una comisión independiente nombrada por Martelly para investigar esos comicios también determinó que el proceso estuvo plagado de “serias irregularidades”, al tiempo que recomendó una serie de medidas como el sometimiento a la Justicia de funcionarios electorales y la elaboración de una nueva lista de votantes.

La segunda vuelta electoral, originalmente programada para realizarse el 27 de diciembre último, fue suspendida indefinidamente por el Consejo Electoral Provisional (CEP) el viernes pasado, que alegó razones de seguridad.

El propio organismo electoral cada vez tiene menos integrantes. Actualmente se compone por solo tres de sus nueve miembros titulares, ya que cinco han renunciado y uno fue suspendido bajo acusaciones de corrupción.

Situación Fronteriza

El presidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Federico Antún Batlle (Quique), pidió ayer a las autoridades reforzar la seguridad en la frontera ante la crisis política que se vive en estos momentos en Haití.

“En estos momentos el Gobierno debe dar alta prioridad al reforzamiento de la vigilancia de la frontera, enviando una mayor cantidad de militares a la zona para ser colocados en los lugares más vulnerables o de fácil acceso a la República Dominicana”, dijo.

El dirigente político advirtió que de la misma manera en que haitianos pasan a diario la frontera sin ningún tipo de documentos, haitianos armados podrían ingresar a territorio dominicano poniendo en peligro la vida de los ciudadanos de este país.

Pese a los hechos violentos, el ambiente en la frontera domínico-haitiana por la provincia de Dajabón es normal, según informan los organismos castrenses en esta zona de intercambio comercial. Aunque se observa menos presencia de comerciantes y consumidores, la compra de alimentos se mantiene.