En Brooklyn, Estados Unidos un hombre fue indemnizado con casi seis y medio millones de dólares después de que pasó 25 años en la cárcel, por un crimen que no cometió.

Jonathan Fleming fue acusado de matar a un joven de 22 años cerca del barrio Williamsburg, en 1989.

Y fue juzgado a pesar de tener pruebas que demostraban que estuvo de viaje cuando se realizó el crimen.

Tras investigaciones privadas, Fleming, de 52 años, logró conseguir pruebas para demostrar su inocencia, la cual fue comprobada y le otorgó su libertad en abril del año pasado.

"Me dije a mí mismo: 'Esto no puede ser verdad. Tiene que ser un sueño”, dijo Fleming que esto se lo repitió casi durante los años que estuvo en la cárcel.

Fleming pudo comprobar su inocencia acumulando declaraciones de testigos que aseguraban no haber dicho la verdad durante su testimonio, con lo que se reabrió el caso, informó el periódico "The Daily News”.