En la República Dominicana hay cerca de 1,160,000 personas, el 12,3 por ciento de la población, con algún tipo de discapacidad, que merecen una mayor atención en términos de política pública y de accesibilidad y de derecho al empleo ya que es un grupo representativo de la colectividad dominicana.

Así lo aseguró, el director ejecutivo de la Asociación Dominicana de Rehabilitación (ADR), Arturo Pérez, al comienzo de una marcha-caminata que recorrió el Conde Peatonal, con motivo de conmemorarse el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Pérez subrayó el hecho de que los empresarios no cumplen con la cuota para emplear a este segmento de la población.

La ley creada para asistirlos, opinó, "es letra muerta" y consideró que se trata de un grupo poblacional que está desamparado y "muy marginado de la sociedad".

Además indicó que la ADR lleva 52 años ofreciendo servicios a los discapacitados.

"Pero los recursos cada día son insuficientes, dado lo amplio de la población de esa condición, lo que en el día de hoy nos ha obligado a salir a las calles a reclamar, no solo esa inserción social de esas personas, sino también más recursos", reclamó Pérez.

"Para nadie es un secreto que somos una institución de servicios, pero ya la demanda nos ha desbordado, porque la mayoría de nuestros usuarios son dominicanos de escasos recursos", dijo Pérez, que recordó que el Estado aporta apenas un 15 por ciento de los gastos de la ADR.

Además recordó que las personas con discapacidad motora y psico-motora son los principales traumas que están presentando las personas que sufren accidentes, especialmente los motoristas y que un porcentaje muy elevado de esos accidentados "llegan a rehabilitación con problemas severos, con daños neurológicos, problemas de amputación y daños cerebrales".