El Papa Francisco tendrá un lugar especial dónde sentarse cuando visite a los prisioneros en Filadelfia, Estados Unidos el 27 de septiembre.

Los reclusos del complejo Correccional Curran- Fromhold fabricarán una silla de nogal para la visita del pontífice. La mano de obra está a cargo de los carpinteros que pertenecen al programa PhilaCor, una iniciativa que permite dar experiencia laboral a los reclusos.

En el encuentro estarán presentes al menos 100 reclusos, informó Shawn Hawes, portavoz del sistema penitenciario de Filadelfia. Algunas serán mujeres prisiones del Centro Correccional Riverside.

Según información de la cadena de televisión estadounidense “CNN”, existen ocho mil 152 reclusos en custodia del gobierno de Filadelfía. Entre un 15 y 20 por ciento han sido sentenciados, mientras que el resto está en espera de un juicio.