Hoy, como cada 7 de enero, la Justicia dominicana está de fiesta. Quienes no están de celebración son los implicados que integran la larga lista de casos con los que la Judicatura tiene no una, sino varias cuentas pendientes.

Da apertura a este recorrido judicial un grupo de jueces, quienes, según la denuncia que hiciera en noviembre pasado el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, se articularon para manipular procesos judiciales en casos de sicariato, narcotráfico y lavado de activos.

Entre ellos, la suspendida jueza Awilda Reyes y el renunciante miembro del Consejo del Poder Judicial, Francisco Arias Valera, quienes cumplen una medida de coerción de tres meses de prisión preventiva, acusados de cambiar sentencias a cambio de dinero en el ejercicio de la carrera judicial; la misma que desde hace 18 años establece los derechos y deberes de los magistrados del orden judicial.

El hecho de que el organismo del orden se maneje con un gran desorden llamó la atención de toda la población, que desde el rumor público acentúa su desconfianza en uno de los tres poderes del Estado, el que goza de total independencia, según la Constitución. En días pasados, el presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano Germán Mejía, dijo: “Yo confío en mis jueces”; la población, ya no tanto.

Además de Reyes y Valera, quienes podrían enfrentar penas de hasta 20 años de prisión, según la titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Laura Guerrero Pelletier, integran la lista los magistrados José Duvergé Mejía, Rosó Vallejo Espinosa, Víctor Mejía Lebrón y Delio Germán Figueroa, suspendidos sin disfrute de salario y remitidos a juicio disciplinario.

Estos casos en investigación y que han salpicado en debates y declaraciones hasta a la SCJ, representan una crisis para un sistema judicial que fue renovado tras la crisis político electoral de 1994.

Pero además de buscar reinvindicarse con la resolución de estos expedientes, tiene la Justicia la presión de resolver muy sonados casos que han resultado en escándalo para la sociedad dominicana.

Regidor Pedro Band

El juez antes citado, Arias Valera, quien supuestamente contactó e influyó, a cambio de alegadas altas sumas de dinero, para que la jueza Reyes Beltré emitiera varias decisiones, entre ellas la sentencia de hábeas corpus que ordena la libertad del regidor del municipio de Pedro Brand, Erinson de los Santos Solís (Ney), acusado de ser el autor intelectual de al menos cinco asesinatos.

De los Santos, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), fue apresado el 4 de febrero, acusado de encabezar una banda cuya estructura estaba supuestamente al servicio del crimen organizado, cobro compulsivo, actividades de secuestro, invasión de terrenos y sicariato a miembros del transporte público.

Caso OISOE

“Me dejé llevar por promesas de Yoel Soriano y Alejandro De los Santos; incurrieron en deudas que me son imposibles pagar, pues ellos se han ido quedando con todo. Par de ladrones”, decía la nota que dejó antes de suicidarse, el pasado 25 de septiembre en el baño de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), el arquitecto David Rodríguez.

Por este hecho, enfrentan cargos de soborno y de haberse aprovechado de sus respectivas funciones en detrimento de contratistas ganadores de concursos para la construcción de escuelas públicas los señores Alejandro Isidoro De Los Santos Serrano, exdirector de edificaciones escolares de OISOE; Yoel Soriano Fabián, quien se desempeña como supervisor de obras, y José Rafael Pérez Alejo, quien se identificaba como asistente personal de De los Santos.

Banco Peravia

Hace poco más de un año (en noviembre 2014) el Banco Central confirmó el cierre del Banco Peravia. En aquel momento se informó que la entidad enfrentaba problemas financieros. Más tarde, salió a la luz pública que ejecutivos de esta entidad supuestamente realizaron un millonario fraude en perjuicio de los ahorrantes e inversionistas.

La fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, dijo en octubre del año pasado en declaraciones al programa televisivo El Día, que en este caso existen “graves indicios” que comprometen la responsabilidad penal de Miguel Pimentel Kareh, exdirector de la OISOE.

Luego de que el Peravia cerrara, sus principales ejecutivos, los venezolanos José Luis Santoro y Gabriel Arturo Jiménez Aray abandonaron el país con destino a Panamá y a Atlanta, Estados Unidos, respectivamente, mientras otros fueron apresados y permanecen en proceso de investigación.

Abinader propone un Ministerio de Justicia

A pesar del panorama anterior, ayer un grupo de 14 fiscales, se juramentaba ante el procurador Francisco Domínguez Brito, como nuevos nuevos representantes en igual número de provincias  del Ministerio Público, un sector que también ha salido cuestionado.  

Sobre este sector, ayer el candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, planteó que se hace indispensable la despolitización de esa dependencia del Poder Ejecutivo.

Se comprometió a reformar el Ministerio Público, con la separación de las funciones judiciales de las políticas que les son propias.

“Asumimos el compromiso de promover una reforma que cree el Ministerio de Justicia, como órgano del Poder Ejecutivo y se le reserve a la Procuraduría General de la República las funciones de representación de la sociedad ante los órganos jurisdiccionales”, declaró el candidato.

Juicios de fondo en 2015

En medio de las malas noticias, hay expresiones de satisfacción. La Fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, dijo ayer que las 1,026 condenas logradas durante el año 2015 (90% de los casos conocidos en juicio de fondo) demuestran grandes avances y “reflejan la eficiente labor de los departamentos investigativos y de gestión, además del esfuerzo y la dedicación del grupo de fiscales litigantes”.

El 41 % de los casos corresponde a violación a la Ley de Drogas y Sustancias Controladas; un 23% a crímenes y delitos en contra de las personas y un 17% a casos de violencia de género e intrafamiliar, siendo estos tres delitos los más conocidos en la etapa de juicio durante el pasado año.

La Justicia tiene compromisos para todo el año 2016. Compromisos en los que hará o no honor a lo que en términos teóricos debe ser el Poder Judicial.