Existen muchos sistemas de seguridad contra los robos, pero quizá ninguno ofrece los resultados que logró el método utilizado por una familia de Floresta, en Buenos Aires, Argentina.

Debido a que la familia Russo había sido víctima de robos, decidió colocar un maniquí en la entrada de su hogar para que pareciera un agente de seguridad.

“El chabón” como lo llama la familia, ocupó distintos lugares de la casa, hasta que la familia encontró la posición adecuada.

El verdadero propósito del maniquí es simular que una persona se encuentra en la vivienda.

La familia asegura que la gente que no es de la zona, se asusta al verlo, pues el muñeco es de gran tamaño.

Para que la gente no sospeche que es un maniquí su vestimenta cambia de vez en cuando y dependiendo del clima.

Aunque la protección que usa la familia Russo a muchas personas les provoca curiosidad, ellos aseguran que ha evitado que vuelvan a ser víctimas de la delincuencia, informó el periódico argentino “El Clarín”.