Las autoridades dominicanas dispusieron hoy de un mayor reforzamiento en la frontera norte dominicano-haitiana debido a la enorme cantidad de haitianos que este lunes iniciaron un éxodo masivo a este territorio, luego que en diciembre viajaron a su país para pasar la Navidad y Año Nuevo.

    En el puesto fronterizo de la provincia dominicana de Dajabón donde operan las oficinas de Migración y Aduanas, inspectores de Migración, miembros del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront), devolvieron a decenas de haitianos que intentaron ingresar al país con visados y pasaportes vencidos y alterados, dijeron a Efe autoridades migratorias.

    Sin embargo, mientras muchos haitianos, con sus documentos al día y otros con signos de alteración hacían largas filas en las dependencias de Migración y Aduanas en Dajabón para retornar a República Dominicana tras pasar el asueto de Navidad en su país, otros tantos cruzaron al mercado binacional que se celebra los lunes y viernes e intercambiaron comercio con dominicanos.

    El coronel Rafael M. Vásquez, supervisor de la unidad de control migratorio de la Dirección General de Migración, declaró a periodistas locales que conjuntamente con otros organismos de seguridad del Estado, han dispuesto un mayor reforzamiento de la seguridad y vigilancia en la frontera para evitar el trasiego de personas indocumentadas.

    En ese orden, aclaró que los que tienen sus documentos permiten que entren al país sin contratiempos, pero que a su vez, devuelven a los que tratan de ingresar a territorio dominicano sin papeles o con documentaciones alteradas.

    Vásquez significó que Migración, el Ejército, el Cesfront y los demás organismos de seguridad del Estado, están cumpliendo con lo que establece la ley migratoria vigente en el país.

    Las estaciones de autobuses que viajan desde Dajabón hasta Santiago, están repletas de haitianos que se apresuran a desplazarse a los lugares de República Dominicana, donde residen.

    Esta situación, según dijeron las autoridades, provocó incidentes sin mayores relevancias entre dominicanos y haitianos que se disputan los asientos.

    La Policía comunicó que redobló la seguridad en esos lugares, mientras los gremios de transporte público agregaron nuevas unidades para tratar de atender la demanda de pasajeros.

    "Hay muchos que residen en Santiago, la capital dominicana, la Costa Norte, el Cibao Central, el Este y otras partes del país y para llegar a sus destinos usan la frontera norte porque se le hace más fácil y cercano el trayecto", refirió a Efe una fuente de Migración.

    Subrayó que en vista de que desde Dajabón no hay transporte directo hacia esas zonas, exceptuando Santiago, es lógico que todos viajen hasta esa ciudad para luego trasladarse a las localidades donde viven en este país.

    También, las autoridades castrenses informaron que aumentaron la vigilancia en el monte, debido a informaciones de campesinos de que han visto a grandes cantidades de haitianos indocumentados que se desplazan en el país por las partes boscosas.

    Muchos haitianos se quejaron de que las autoridades dominicanas le facilitaron papeles para que reingresen a su país a fin de que gestionen la obtención de sus actas de nacimiento y sus cedulas, que son dos de los requisitos principales que exige el Gobierno para que se acojan al Plan de Regularización.

    No obstante, se quejan de que pese a los esfuerzos que hicieron en su país, todo resultó inútil y que ahora al tratar de regresar con el mismo papel que le facilitaron autoridades dominicanas, les han restringido su entrada.