El presidente de la República y candidato a la reelección por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Danilo Medina, señaló la reforma de la Policía Nacional, el Pacto Fiscal, la Ley del 911 y la de Control y Regulación de Armas de Fuego como algunas de las prioridades de su gobierno si sale reelegido el próximo 15 de mayo.

Así lo anunció durante su intervención en el almuerzo de la Cámara Americana de Comercio, donde se mostró convencido de que estas normativas “contribuirán a dar un paso de gigante hacia un país más seguro, confiable y en paz.”

Para ello será necesario contar con “una policía moderna, más cercana a la gente, mejor preparada y con condiciones de trabajo dignas”, señaló el mandatario, que aludió a otras medidas que contribuirán a mejorar la seguridad ciudadana.

Según adelantó Medina, en referencia a Ley de Control y Regulación de Armas, Municiones y Materiales Relacionados, la normativa endurecerá los requisitos para el porte y tenencia de armas, de forma que aquellas personas que tengan antecedentes penales o casos pendientes por violencia no tengan acceso a las licencias.

De forma paralela, se impulsarán planes de recolección de armas de fuego ilegales y de aquellas cuya tenencia o porte no pueda ser justificado.

Medina también hizo referencia a la violencia contra la mujer y reiteró su “firme compromiso de tolerancia cero”, que llevará a su gobierno a aumentar las unidades de violencia de género “en todo el país, hasta que cada provincia cuente con una”, afirmó.

En este sentido, también anunció la implantación del dispositivo denominado “botón antipánico” para proteger a las mujeres de sus agresores, una aplicación móvil que está obteniendo excelentes resultados en otros países, y que, además de alertar a la policía cuando la víctima lo pulsa, “graba el audio de lo sucedido, y así sirve como prueba judicial”.

Medina reconoció que el “pacto fiscal” es un tema pendiente, por lo que “será una prioridad en nuestro segundo mandato”, durante el cual se hará “una revisión integral de las exenciones fiscales, en el marco del Pacto Fiscal, para reenfocarlas hacia las actividades más productivas, evitando la competencia desleal y fortaleciendo el conjunto de nuestra productividad-país”.