En doce meses el avance no ha sido sustancial. En 2015, Metro informó sobre la lentitud en el proceso de transformación de la Zona Colonial de Santo Domingo, lo que provocaba pérdidas en el comercio y desesperación entre sus residentes.

Un año después, el equipo de Metro volvió al lugar para constatar cómo había quedado la nueva imagen en la ciudad más antigua de América, y verificó un avance significativo en el acondicionamiento de las vías.

Sin embargo, queda pendiente la colocación del piso en el Parque Colón, el principal de la Zona; en la intercepción de calles Las Mercedes con Meriño, aún faltaba la colocación de los cables soterrados. En adición a ello, queda inconclusa al fase de remozamiento de las fachadas de los inmuebles del lugar.
Eso sí, ya están ampliados los pasos peatonales.

La idea del Gobierno, a través del Ministerio de Turismo, es aumentar el número de visitantes y rescatar la imagen del área sin que se pierda la visión de la ciudad más vieja del Nuevo Mundo.

Favorecen cambios, pero piden parqueos

Guías turísticos, residentes y comerciantes consultados por Metro valoraron la transformación de la zona pero indicaron que la eliminación de los estacionamientos ha sido una dificultad para los taxistas y visitantes en vehículos privados.

“El cambio ha sido positivo, porque hay más espacio para los peatones, pero los taxistas se han quejado con la eliminación de los parqueos (…) Si se parquean cerca los agentes de la Amet les ponen una multa, y a veces uno los llama y ni prefieren venir”, indicó Jacqueline Santana, propietaria de una tienda de artesanía.

Luis Ramos, residente de la Zona, manifestó que la remodelación ha sido positiva, igual que la seguridad policial ha mejorado, pero el problema está en la eliminación de 360 parqueos en el área.
Esos espacios de estacionamiento fueron reemplazados  por otros en una zona lejana del centro, en las cercanías del destacamento policial del lugar.

Piden respetar espacios públicos

Ante la falta de parqueo, muchos visitantes incurren en violaciones a las normas y ocupan las aceras, lo que ha despertado la indignación de algunas personas.

“La verdad es que tenemos que hacer conciencia. Acera es acera, es para el peatón. Parqueo es parqueo y es para los carros ¿Por qué destruir con los pies lo que tanto nos ha costado? ¿Por qué tanta falta de respeto a lo público, a lo que es de todos? ¿Por qué tanta falta de respeto a nosotros mismos?”, colgó en las redes sociales Miguel Alejandro Martínez.

Datos a favor del cambio

A pesar de las quejas, el 93 por ciento de los 7,750 residentes registrados en la Ciudad Colonial seguirá residiendo allí. Además, un 66.7 % favorece el programa de renovaciones en las edificaciones, según un censo realizado en junio de 2015 por el Centro de Estudios Sociales y Demográficos  para el Ministerio de Turismo.

Otro censo comercial ejecutado para el ministerio en febrero de 2015, determinó que 296 nuevos negocios abrieron en la Ciudad Colonial a partir del 2012, período en el que se realizaban aún las renovaciones a la calles. Además, para el mismo período se generaron 1,232 nuevos empleos, de los cuales 531 han sido en el sector turístico.

Qué falta

Las labores consisten en el soterrado de los cables eléctricos y telefónicos, corrección del drenaje pluvial, aumento de bombillos para mejor iluminación, instalación de bolardos y jardineras para proteger el espacio peatonal y la eliminación de barreras arquitectónicas para facilitar el desplazamiento, así como el incremento del número de agentes de seguridad.

Según datos facilitados por Maribel Villalona, coordinadora del Programa de Fomento al Turismo Ciudad Colonial (PFTCC), hasta la fecha hay 860 fachadas embellecidas en las calles Padre Billini, Arzobispo Portes, Arzobispo Nouel, Isabel La Católica, Las Mercedes, Luperón, Mercedes, Emiliano Tejera y Restauración. Hay  125 restauradas y unas 75 todavía están en proceso.

“Luego de las renovaciones, ha habido una sustancial mejora de la imagen de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, que pasó de ser una ciudad llena de barreras, a una ciudad accesible para todos”, comentó Villalona.

También que 296 nuevos negocios se han instalados en la Zona y se ha incrementado el número de  visitantes locales y extranjeros, además de las mejores condiciones de agua, telefonía y electricidad para sus residentes.

En total son 32 proyectos distintos: algunos de infraestructura, otros de integración comunitaria, y una serie de proyectos vinculados al fortalecimiento de la gestión de la actividad turística y de la Ciudad, según los coordinadores del Programa.

Más seguridad

Se instalaron 120 cámaras de seguridad en la zona intervenida y en lugares estratégicos del ámbito amurallado y ya se están impartiendo los cursos técnicos requeridos al personal designado del Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN), el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (CESTUR) y el Ministerio de Turismo (MITUR), y próximamente se estará incorporando personal de la Autoridad Metropolitana del Transporte y de la Procuraduría General de la República, quienes podrán desde allí monitorear de manera preventiva la Ciudad Colonial a los fines de una adecuada gestión del destino turístico.

Metro también constató que en puntos estratégicos había agentes policiales ubicados para verlar por la seguridad de los turistas y cuidadano.
 
Inversión

La transformación de la Zona Colonial tiene un financiamiento de US$30 millones por el Banco Interamericano de Desarrollo y US$1.5 millones como contrapartida del Estado dominicano. Y cuenta con una inversión de  US$100 millones del sector privado.

La idea del Programa es que la el país “se posicione como una potencia turística en la región, abriendo nuevos nichos de mercado complementarios a los de sol y playa e impulsando un turismo basado en la riqueza e importancia del patrimonio histórico-cultural, así como la inclusión social”, reseña la arquitecta Villalona.

Inversión

32 millones de dólares ha sido la inversión del Bnco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Estado dominicano.

“El problema de la remodelación ha sido la falta de parqueos”.  César Mejía, comerciante en la Zona Colonial.

“Está bien el cambio de remodelación de la Zona Colonial”. Ramiro Encarnación, músico ambulante.