República Dominicana entregó hoy una "contundente" ayuda humanitaria a las autoridades de Haití destinada a enfrentar los estragos causados en ese país por el azote del huracán Matthew la semana pasada, según informaron hoy fuentes oficiales locales.

El aporte dominicano consiste en la entrega de miles de quintales de alimentos, reconstrucción de carreteras y viviendas, y equipos para el restablecimiento de la electricidad en varias zonas del sur haitiano, la más devastada por el fenómeno.

El donativo fue entregado por funcionarios dominicanos y recibido por el primer ministro interino haitiano, Jean Max Bellerive, en la ciudad fronteriza dominicana de Jimaní (suroeste).

"Ya hemos hablado con las autoridades (dominicanas) y coordinado cómo se organizará la ayuda", dijo el jefe de gabinete en un acto celebrado en Puerto Príncipe, de acuerdo a un comunicado del Gobierno dominicano.

Bellerive destacó la ayuda "espontánea" del país vecino que, aseguró, "nos toca el corazón".

El ministro de Obras Públicas dominicano, Gonzalo Castillo, encabezó la entrega y afirmó que esto se corresponde con las instrucciones que impartió sobre el particular el presidente del país, Danilo Medina.

"El presidente Medina reunió todo el Gobierno el lunes pasado y ordenó entregar una ayuda contundente al hermano país de Haití, en este proceso que enfrenta tras el paso del huracán Matthew", afirmó el funcionario.

Haití recibió miles de quintales de alimentos como plátanos, papas, pollos, arroz, queso, batata y agua potable, precisó el comunicado.

"En términos de las infraestructuras eléctrica y vial hay 20 ingenieros que viajaron hacia el sur de Haití para evaluar la situación y empezar a trabajar", dijo Castillo.

Entre los funcionarios dominicanos de alto rango que entregaron el donativo figuraron el portavoz del Gobierno y director de Comunicación, Roberto Rodríguez Marchena, así como el vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, Rubén Jiménez Bichara.

La fuerza destructiva de Matthew causó la muerte de al menos 473 personas, según el más reciente balance provisional de víctimas dado a conocer por Protección Civil en Haití, que también reportó 339 heridos, 75 desaparecidos y 175.000 desplazados.