Durante más de un año, lo único que el orangután "Mingky" conoció fue la soledad. A tal grado que para poder dormir se abrazaba a sí mismo.